Policías desmantelan "fábrica ilegal" de gelatina en La Habana

Cada noche en Cuba, continúa el policíaco de bajo presupuesto en que se ha convertido el noticiero de propaganda televisiva. Ahora, las fuerzas del régimen cayeron sobre un peligroso “enemigo” de la revolución: un fabricante artesanal de gelatina, al que le decomisaron dinero, y medios de producción
Dinero y azúcar concentrada que policía quitó a productor de gelatina
 

Reproduce este artículo

Cada noche en Cuba, continúa el policíaco de bajo presupuesto en que se ha convertido el noticiero de propaganda televisiva. Ahora, las fuerzas del régimen cayeron sobre un peligroso “enemigo” de la revolución: un fabricante artesanal de gelatina, al que le decomisaron dinero, y medios de producción.    

En la calle San Agustín, entre Príncipe Alberto y Calzada de Guanabacoa (La Habana), agentes del Ministerio del Interior realizaron “un registro debido a una presunta actividad económica ilícita”, según difundió el Noticiero Nacional.

El reporte de un periodista no identificado asegura que en ese lugar “existía de forma clandestina, una fábrica de gelatina con equipamiento de procedencia ilegal, así como materia prima de producción industrial y de importación, empleadas en elaborar este alimento”.

Durante el operativo para allanar la vivienda y detener a los presuntos delincuentes de la gelatina, “los oficiales escucharon un ruido en la parte posterior” del inmueble. Según el relato del medio oficialista, los policías “inmediatamente se trasladan hasta esta área, logrando capturar al ciudadano en cuestión quien refirió encontrarse ahí tras haber escuchado un ruido”.

Los “suspicaces” agentes, como Sherlock Holmes, pensaron que era elemental que escondía algo y “por tanto, se decidió realizar una exploración de la zona, lográndose ocupar oculto entre la maleza un envoltorio con más de un millón 700 mil pesos cubanos, y 125 CUC [en Cuba, equivalente al dólar].

Al régimen, empeñado en pasar el peine y requisar todo cuanto pueda, este tipo de botín le viene como anillo al dedo, y más si puede justificarse con que los bienes y el dinero son “presumiblemente fruto de la actividad ilegal que realizaba”, como afirma el vocero oficialista.

El subteniente Andry González Villavicencio, oficial operativo de la unidad de enfrentamiento territorial del municipio de Guanabacoa, detalló que además se ocuparon en la vivienda del productor de gelatina, 18 sacos sellados de azúcar refino, dos recipientes de 20 litros de sabores, la máquina mezcladora, 56 envases con azúcar concentrada...

Según el reporte de TV, emitido en horario estelar para escarmiento y circo brindado a la población, “el ciudadano no poseía documentos legales que avalaran la titularidad de la vivienda, ni de los equipos electrodomésticos que en esta se encontraban”. A la par, mostraron imágenes de algún mueble, un aire acondicionado, sugiriendo “la buena vida” que se daba el presunto malhechor, aunque nada tenía que no fuese normal en cualquier país que no atraviese por la debacle en que está Cuba.

Las fuentes oficiales aseguran que “tampoco tenía respaldo legal para los productos que comercializaba”.

El vocero del régimen, que en vez de mostrarse proactivo hacia la iniciativa exhibe un carácter punitivo y persigue todo lo que no esté bajo su control, aseguró que “lo más nefasto de este hecho” serían las condiciones higiénicas en la que se manipulaban estos productos para la confección de la gelatina.

“Las investigaciones continúan, con el fin de esclarecer la forma de obtención de la materia prima, así como la procedencia de las sumas de dinero ocupadas”, dicen en el reporte de propaganda policial.

 

Recomendaciones

 

Relacionados