"No existe justificación para estos precios": cubano pide "cordura" en redes

La crisis económica que arrastra el país, sumado a las secuelas de la pandemia del coronavirus y la inflación añadida tras la reunificación monetaria, han golpeado a los de siempre en la isla: el cubano común.
Precios-Cuba
 

Reproduce este artículo

Edgar Luis López, un cubano residente en Placetas, municipio de Villa Clara, descubrió en un establecimiento comercial de ese territorio, un panorama de espanto: productos alimenticios a precios exorbitantes.

Un pavo entero, una lata de mermelada, dos envases de refresco, vegetales en salmuera por el “módico” precio de 4100 pesos cubanos. “¿Un padre de familia que viva de su salario honestamente podrá proveer para su gente un producto como este con semejante precio?”

“Yo sé que la razón y la cordura nos abandonaron hace décadas, pero no existe justificación alguna para precios como este en nuestro pueblo. Esto debería dar vergüenza. Sé bien que la administración de este local no tiene absolutamente nada que ver con el precio, esto viene de arriba, hoy llamo a la reflexión…”, declaró en redes sociales.

¿A quién espantan estos costos en Cuba? La crisis económica que arrastra el país, sumado a las secuelas de la pandemia del coronavirus y la inflación añadida tras la reunificación monetaria, han golpeado a los de siempre en la isla: el cubano común.

Al respecto, el medio oficialista Cubadebate lanzó en marzo una encuesta sobre el "ordenamiento monetario" y le llovieron críticas de cubanos cansados de los altos precios y salarios insuficientes.

Seguramente, las autoridades de La Habana no se esperaban los resultados de esta encuesta. Van perdiendo en casi todas las preguntas complejas.

Por ejemplo, al cuestionamiento de: ¿Pudo satisfacer sus necesidades con el nuevo salario?, el 65% dijo que no le satisface, el 30% que parcialmente, y solo el 5% que totalmente.

A la pregunta: ¿Aprecia un incremento desmedido de los precios de los productos y servicios?, la respuesta fue "sí, en todo", un 76% de participantes.

Con la reforma monetaria que se comenzó a implementar el pasado 1 de enero de 2021, el régimen cubano subió drásticamente el costo de la vida en la isla. Esto incluye alimentos, servicios, medicinas y productos de higiene que, además, escasean desde hace dos años.

Aunque el gobierno presume de la subida de los salarios, la realidad es que no alcanza para cubrir necesidades básicas.

Juan Carlos García, comentó sobre este asunto: “No creo justo que un médico, abogado o profesor universitario ganen la mitad de lo que gana un policía, o la tercera parte de lo que gana un administrativo o la tercera parte de lo que gana el cobrador de la luz o de ETECSA. Muy injusto y sin lugar donde quejarnos".