Ni corderos ni autómatas, universitarios dicen no a convocatoria del régimen

Estudiantes de las facultades de Biología y Matemática de la Universidad de La Habana se opusieron a la convocatoria de un acto multitudinario de "reafirmación revolucionaria" y no dudaron en externar sus críticas
Acto en La Piragua. Foto: Oscar Figueredo/Cubadebate
 

Reproduce este artículo

Ya nada es como antes y lo será menos aún tras las manifestaciones populares iniciadas el 11 de julio y la oleada represiva desatada por el régimen para castigarlas. Así lo deben haber comprendido las autoridades de las facultades de Biología y Matemática de la Universidad de La Habana, cuyas convocatorias al acto de “reafirmación revolucionaria” de este sábado fueron rechazadas y criticadas por gran parte de su estudiantado.

Mediante una carta publicada este viernes en el grupo de Facebook FEU FBio (Oficial), futuros biólogos, microbiólogos y bioquímicos advirtieron a las autoridades universitarias el riesgo que en el momento actual representan los actos multitudinarios. 

“En un momento de crisis sanitaria como la que enfrentamos lo mejor es mantenerse en casa, cumplir las medidas higiénicas y seguir las indicaciones de las autoridades de salud. La pandemia provocada por el virus SARS-Cov-2 ya ha enfermado a más de 260 mil cubanos y provocado la muerte de 1726 de ellos. Nos enfrentamos a una nueva variante del virus, cuatro veces más contagiosa y mortífera; protegernos entre todos es la voz de mando”, sostuvieron los estudiantes en la misiva.

Al mismo tiempo, agregaron, “hacemos un llamado al entendimiento pacífico, al respeto de las libertades individuales y a la no violencia como vía para resolver nuestros problemas. Todos somos cubanos, hermanos de la misma tierra, que nuestro llamado sea a la unidad como principio para construir una Cuba con todos y para todos”.

La carta de los estudiantes de la Facultad de Biología fue para manifestar su absoluta inconformidad con las convocatorias a actos multitudinarios de cualquier índole y hasta el momento ha generado cerca de un millar de reacciones y decenas de comentarios en Facebook.

De manera similar, estudiantes de Matemática rechazaron la convocatoria al acto en el chat que el decano de la Facultad usó para hacérselas extensiva.

Ante las preocupaciones y reservas de los alumnos por la nueva “orientación” de las autoridades, obligatoria en la práctica totalidad de las ocasiones, el directivo académico sostuvo en la comunicación que entendía todas las preocupaciones, pero que, “haciendo una comparación entre los peligros de arriesgarse a contraer la COVID y asistir al evento en defensa del país y demostrar la unidad del pueblo en torno a la Revolución, me quedo con la segunda”.

“Lo más importante ahora es enviar un mensaje de unidad y adhesión a la Revolución. Los enemigos usan el virus como aliado para mantenernos fuera de combate. Si nos quedamos en casa nos van a golpear. Si vamos a la marcha, demorará la derrota del virus, pero el enemigo más peligroso recibirá un duro golpe”, agregó.

Su visión no fue compartida por muchos de sus interlocutores, para los que la convocatoria era un auténtico despropósito que no sólo contribuiría a la propagación del coronavirus, sino que también demostraba que se intentaba opacar el impacto de las manifestaciones populares y la oposición al régimen por vías ilegítimas o poco éticas.

“La vida siempre debería ser la prioridad, aunque tengamos que cambiar hacia el capitalismo. No creo en una Revolución que se preocupe más por la imagen que proyecta, que por sus ciudadanos. El pueblo quiere un cambio y tiene que ser escuchado”, contestó al decano uno de los estudiantes en el chat, cuyas capturas fueron reveladas por CiberCuba.

“Es ingenuo pensar que todo lo que ha sucedido es una agresión del imperialismo o producto de la contrarrevolución interna y revolucionarios confundidos. Yo noto un gobierno más interesado en aferrarse al poder que en defender las conquistas de la Revolución”, añadió.

De tal suerte, los futuros matemáticos, al igual que sus homólogos de la Facultad de Biología, demostraron que los universitarios de la isla no son ni autómatas ni corderos, como muchas veces el oficialismo pretende con sus convocatorias, o que, al menos, no serán tan dóciles como antes.

El pueblo del que forman parte externó reclamos que están siendo desoídos y reprimidos, pero que siguen y seguirán ahí, por muchas multitudes que logren aunar los actos oficiales.