Universidad de Camagüey convoca a "proteger" los espacios públicos

El gobierno cubano movilizó a trabajadores de todo tipo para que se enfrentaran a los manifestantes, una práctica que ha sido denunciada por opositores y medios independientes.
Camaguey-Protestas
 

Reproduce este artículo

Autoridades camagüeyanas convocaron a estudiantes y profesores de la universidad local “Ignacio Agramonte Loynaz”, a enfrentar las manifestaciones en esa provincia, ubicada en el centro-este de la isla.

Según José Raúl Gallego, exprofesor del centro de altos estudios, la orden convoca a formar grupos de 30 o 40 personas para ir “proteger” lugares específicos de la ciudad cuando sean llamados.

“Los profesores y los estudiantes no son policías. Por lo que hemos visto en los últimos días ‘proteger lugares’ significa en muchos casos agredir a personas que asisten a lugares públicos (que son de todos los cubanos, calles, plazas, edificios de gobierno) a ejercer sus derechos”, declaró Gallego.

El gobierno de Miguel Díaz-Canel convocó a sus simpatizantes para que salieran en apoyo de las fuerzas policiales a enfrentar violentamente a los manifestantes. Las imágenes difundidas por la prensa intencionales muestran personas vestidas de civil que cooperan con la policía en la represión.

Las protestas comenzaron el domingo en San Antonio de los Baños, un pueblo ubicado en la provincia Artemisa (oeste) y se extendieron a más de 60 localidades del país.

Hasta el momento, el gobierno cubano reconoció la muerte de una persona, Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente en el municipio habanero Arroyo Naranjo, de quien no se dieron las causas del deceso en la nota oficial.

Sin embargo, medios independientes hablan de más muertos y heridos, información que no se ha podido confirmar hasta el momento debido a que el Gobierno cortó las comunicaciones vía Internet.

La ONG Cubalex, que da asesoría legal a defensores de derechos humanos, ya suma en su listado 380 detenidos y desaparecidos durante las protestas

Organizaciones pro-derechos humanos como Human Rights Watch y Amnistía internacional condenaron la represión y tomaron partido por los manifestantes.

Washington declaró públicamente que la represión era inadmisible a poco de conocer la noticia del estallido social; este jueves, el presidente Joe Biden dijo que revisaría su política hacia Cuba a raíz de estos sucesos.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) denunció este jueves la indefensión de los detenidos en Cuba durante las masivas protestas de los últimos días.