Multa de 2000 pesos para un anciano cubano por salir a tomar café
Antes de multar hay que valorar cada caso por separado y el riesgo real de propagación del virus, defienden usuarios de redes sociales ante el expendio masivo de multas del régimen
Rolando Díaz Silva
 

Reproduce este artículo

La recaudación monetaria que el régimen se ha puesto como meta en estos tiempos de coronavirus, mediante multas dirigidas a forzar que las personas obedezcan las medidas restrictivas encaminadas a frenar la propagación del coronavirus, ha conllevado a incomprensiones e injusticias, según denuncian muchos cubanos.

Uno de ellos fue el influyente artista de género urbano conocido como Jorge Jr., a quien multaron por supuestamente haber hecho una fiesta en su domicilio, penalización que desató polémica, amenazas y una rebaja del monto de la misma.

Sin embargo, muchos menos conocido que el director de la popular agrupación ‘Los 4’, Rolando Díaz Silva fue también víctima de una supuesta injusticia, de esas que echan por tierra el discurso de pretendido humanismo del que al régimen le encanta hacer gala.

Según una denuncia en un grupo público en Facebook, Díaz Silva fue multado con 2000 pesos por la policía el pasado sábado 12 de septiembre, por salir de su casa a las 4:45 horas para tomar café cerca de ella.

Le impusieron la multa porque dicen (los policías) que nadie puede salir hasta después de las 5 de la mañana, explicó el denunciante en su post, donde adujo que fue una clara injusticia, en la que no medió comprensión alguna por parte de los elementos represivos.

De la tercera edad y residente en Santiago de las Vegas, en el capitalino municipio de Boyeros, Díaz Silva se ha ganado la solidaridad y el apoyo verbal de muchos de los opinantes en el post, quienes consideran que, aunque las normativas imperantes en la capital para contener la pandemia de COVID-19 establecen no salir hasta pasada la referida hora, las autoridades deben valorar cada caso con sus especificidades.

En el caso de un anciano ansioso por tomar café, infusión escasa en la isla y del gusto de la gran mayoría de los cubanos, muchos consideran que la policía no debía haber impuesto una multa que quizás ni pueda pagar por sí mismo.

Pero la multa, equivalente a unos 80 dólares al cambio oficial, ya fue impuesta y es una más de las tantas que las autoridades del régimen han despachado a diestra y siniestra, y que les han permitido recaudar millones de pesos.

Sólo el primer fin de semana de vigencia del decreto que permite imponer multas de 2000 y 3000 pesos en La Habana, el régimen recaudó cerca de cuatro millones de pesos, cifra que se elevó a 10 millones al término de la semana.