“Muestren nuestra miseria humana”: actor Mario Guerra critica censura del régimen sobre violación de niña

El prestigioso actor Mario Guerra condenó la violación grupal de una niña de 13 años, y arremetió contra los medios del régimen por hacer silencio: "no me 'vendan' más futuro por los medios. Salgan a la calle y metan la cámara en los barrios"
Actor Mario Guerra denuncia denuncia sobre violación a menor. Fotomontaje: ADN Cuba
 

Reproduce este artículo

El prestigioso actor cubano Mario Guerra condenó la violación grupal de una niña de 13 años recién cumplidos, pero además fue más allá: arremetió contra los medios oficiales del régimen por hacer silencio al respecto.

Guerra, en su perfil de Facebook, expresó: “Seis hijos de puta han violado a una niña de trece años. La policía amenaza su abuela para que no hable y la información quedé enterrada. Periodistas, ¿qué hacéis? ¿Silencio?”

Emplazó al periodismo estatal, que sirve al régimen y solo publica cuando éste les autoriza: “Entonces no me 'vendan' más futuro por los medios. Salgan a la calle y metan la cámara en los barrios, las ciudadelas, las covachas y muestren la cuota de miseria humana que nos toca, que les aseguro no es poca”.

Mario Guerra sentenció que “para sanar de verdad hay que comenzar por reconocerse uno mismo y asumir y 'cepillarse la costra' hasta largar la piel”. Terminó su publicación con una exigencia clara: “¡Justicia para la niña violada y su familia!”

Este jueves 8 de octubre fue noticia que todos los acusados de una violación grupal a una niña de 13 años en el municipio Cotorro, en La Habana, ya fueron apresados luego de la intensa presión en redes sociales hecha por familiares, activistas y reportada por medios independientes, confirmó mediante una llamada Cleida García, madre de la víctima.

Esta semana ADN Cuba reportó la historia de la menor y su madre, quien rompió el silencio a pesar de amenazas de acusarla de “contrarrevolucionaria” y denunció que desde el pasado 6 de septiembre ‒día de la agresión sexual contra la menor‒ aún no habían sido apresados dos de los implicados en la violación por burocratismo, desidia y negligencias del sistema policial.

Ahora, los seis individuos se encuentran, según García, en la Dirección Territorial de Investigaciones Criminales y Operaciones, unidad conocida como “el Técnico de Alamar”.

La protesta de muchos cubanos llegó hasta Mariela Castro, hija del general Raúl Castro y directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex).

Desde su oficina contactaron a Cleida García y le dijeron que el Cenesex se había enterado del tema por las redes sociales, y que Mariela Castro “estaba indignada” con los sucesos y con la morosidad de las autoridades.

Aunque le prometieron que se haría justicia, la denunciante les hizo saber que no se iba a sentar a esperar. Poco después, refiere la madre de la menor abusada, se aparecieron en su casa en un automóvil emisarios mandados por Mariela Castro, directamente.

“Hablaron conmigo, que ya se iba a hacer justicia y no me preocupara. Dijeron que ellos [los agresores] no llevaban medida cautelar bajo ninguna circunstancia”, asegura García.

“Ya veo que la denuncia ha caminado bastante, si no es así, no hacen nada. No me arrepiento de lo que hice, ya veo que las cosas están cogiendo otro camino…”, añade.

Sobre el caso, cuando lo hizo público Cleida García contó: “Mi niña fue acosada y manipulada por un muchacho de 20 años de edad, a través de [la aplicación digital] ToDus, quien la convenció finalmente para tener relaciones íntimas. Todo fue premeditado desde el principio, no fue casual ni al azar porque todos conocían a mi niña porque visitaban a uno de nuestros vecinos y sabían que era menor de edad. Todo indica que mi niña siempre fue un objetivo, y ahora es denigrada como si ella fuese la que propició el hecho de ser violada por cinco hombres a la vez”.

El domingo 6 de septiembre, mientras la menor se dirigía hacia una cafetería cercana, fue interceptada por este individuo, quien se encuentra alistado en el Servicio Militar Obligatorio. El hombre habría insistido en tener relaciones sexuales. Según, la denunciante en un inicio la menor dudó, pero el sujeto logró convencerla de ir a su casa para el acto sexual.

“Pero cuando mi niña se iba a marchar se percató de que había otros cinco hombres en la casa que bajo amenaza la obligaron a tener sexo con ellos. Mi niña me dijo que accedió por temor a que le sucediera algo más grave y que había un sexto hombre que estaba mirando lo que hacían con ella”.