Médico cubano lanza duro mensaje: “La sumisión ridiculiza los valores de nuestro país”
“Es decepcionante ver cómo las personas prefieren callar a decir la verdad. Me pregunto: ¿dónde quedaron los valores de nuestro pueblo, la rebeldía cubana? ¿Hasta cuándo seguiremos soportando callados que nos chantajeen en nuestras caras?”, cuestiona el joven doctor cubano Alexander Raúl Pupo Casas
Doctor cubano Alexander Raúl Pupo Casas/ Fotos Facebook
 

Reproduce este artículo

El joven doctor cubano Alexander Raúl Pupo Casas, actualmente residente de neurocirugía según indica en los datos de su perfil en Facebook, realizó este lunes una publicación en sus redes sociales donde sostiene: "Cuando la verdad se convierta en una amenaza para una Revolución, entonces sabremos que esa Revolución no es justa".

Pupo Casas, quien según refiere trabajó como médico residente de neurocirugía en el

Hospital Clínico Quirúrgico de Holguín, su provincia natal, dijo: Es decepcionante ver como en las calles y hogares las personas prefieren callar a decir la verdad, pues 'es peligroso'; y me pregunto ¿dónde quedaron los valores de nuestro pueblo, la rebeldía cubana? ¿Hasta cuándo seguiremos soportando callados que nos chantajeen en nuestras caras con tiendas en MLC y leyes o decretos, que además de violar nuestra Carta Magna violan nuestros derechos como seres humanos?”.

“Ya no es cuestión de ser más revolucionario o más gusano que nadie, ya no es cuestión de temer a la represión policial o del miedo a lo que puedas perder, es cuestión de supervivencia, de autoconservación, de autorrespeto. Si no somos capaces de luchar por nuestros intereses nadie lo hará por nosotros, eso es un hecho”, subrayó en su publicación.

El joven galeno agregó: “El hombre piensa como vive, y para los que gozan de los beneficios de ser dirigentes en este país esto es un paraíso. Ellos, los que no tienen que hacer colas, los que de algún lado les llegan todas las comodidades para que no tengan que pasar trabajo; que cuando entran a un hospital tienen al mejor médico y no les falta ningún medicamento; esos que reciben excursiones pagas a hoteles y campismos con pase VIP; tienen sus líneas corporativas para no tener que pagarle los ridículos precios a la dichosa y monopólica compañía telefónica, a esos no les conviene que se les caiga la carpita”.

“Claro que son leones defendiendo al sistema, claro que no les conviene que el pueblo se les vire y les cante las verdades al mundo, claro que harán lo que sea para seguir viviendo su vida privilegiada”, acotó el doctor refiriéndose a esa cúpula castrista y de los círculos de poder del MININT y la FAR, que viven de las arcas del Estado, desconociendo la penosa realidad de la mayoría de los residentes en la llamada isla comunista.

“Yo pienso que de ellos deberíamos aprender a defender nuestras creencias, a luchar por nuestros principios, a velar por un futuro mejor para nuestros hijos. Y si crees que por callar no te meterás en problemas estas en lo cierto, pero te esperan a ti y a tus hijos otros 60 años más de miseria y sufrimiento, eso o irte a buscar prosperidad a uno de los países que según ellos están peores que nosotros”, advirtió.

“Es vergonzoso como hemos perdido la capacidad para exigir que se nos respete. Entras y sales del mes con la misma miseria y aun así cuando te llaman y te preguntan: ¿cómo estás?, dices que eres continuidad. ¿Continuidad de qué? ¿En serio quieres continuar como hasta el día de hoy?”, cuestionó Pupo Casas

“La sumisión ridiculiza los valores de nuestro país, y los propios de cada individuo. Hay que entender que es el Estado quien debe rendirle cuentas al pueblo y no a la inversa. Tenemos que entender que ellos deben temernos a nosotros y no nosotros a ellos. Hay que entender que el destino de un país no puede ser decidido por unos pocos que en nada nos identifican. Hay que perderle el miedo al cambio, pues en eso consiste la evolución, y hay que exigirlo o seguiremos estancados en el tiempo teniendo las mismas contradicciones que teníamos desde los españoles. Recuerda la posibilidad de prosperidad comienza en ti, en mí, en nosotros. Una vez más recuerda que "Revolución es Cambio". "LA REVOLUCIÓN SOMOS NOSOTROS"”, concluyó.

 

A inicios de septiembre el joven residente de la especialidad de Neurocirugía en un hospital cubano denunció que en su centro de trabajo lo amenazaron por las opiniones críticas que publica en redes sociales. Afirma que “un país que no respeta su Constitución no se respeta a sí mismo”.

Pupo Casas, explicó que fue “llamado a reunión privada por personas de la institución” en la que trabaja actualmente, “para tratar de convencerme de que no publique más mis ideas”.

Según explica en un post de Facebook, autoridades le dijeron que “no resolverás nada con esto, solo te traerá problemas en tu vida personal y laboral”.

Al terminar su publicación diciendo que la verdadera “revolución somos nosotros”, el joven doctor compartió un fragmento de la Constitución vigente, en la que se asegura que “el Estado reconoce, respeta y garantiza a las personas la libertad de pensamiento, conciencia y expresión”. Sin embargo, el mencionado Artículo 54 es constantemente violado por la dictadura.