“Más ambulancias y menos patrulleros”: la inspiración de una diseñadora cubana

La diseñadora cubana Niki Woungly, residente en Suiza, considera que los cubanos no necesitan vivir con el temor a los excesos de las fuerzas del orden, sino contar con una existencia digna, lo que implica el acceso a servicios de calidad
Niki Woungly
 

Reproduce este artículo

La diseñadora cubana residente en Suiza Niki Woungly ha lanzado una campaña gráfica a favor de que el régimen de la isla disminuya sus gastos en mecanismos de control y represión, para que así disponga de más recursos para servicios básicos que el pueblo necesita.

Con mensajes como #StopAbusoPolicial, #StopRepresión, #CubaParaTodos, #PatriaYVida y #DerechosHumanos, la creadora se hace eco de las numerosas quejas y denuncias ciudadanas que han expuesto cuánto se sufre en Cuba muchas veces para trasladar a un familiar fallecido o de urgencia, así como para, sencillamente, transportarse a diario.

Según comentó Woungly a ADN Cuba, la reflexión gráfica surgió de manera totalmente espontánea. “La idea me asaltó mientras escuchaba la intervención de Maribel García en la Marcha de los Gladiolos, una manifestación pacífica protagonizada por cubanos residentes en Suiza que tuvo lugar el pasado 8 de marzo en la ciudad de Berna”, explicó.

De esta emotiva alocución, marcada por una potente energía femenina, me impactó especialmente la expresión “más ambulancias y menos carros patrulleros”, confesó la diseñadora en sus declaraciones a esta revista.

“La frase de Maribel demanda un tratamiento más humano para el cubano: los hombres, mujeres, ancianos y menores de edad no necesitan vivir con el temor a los excesos de las fuerzas del orden, sino contar con una existencia digna”, analizó.

Para Woungly, tal existencia digna “implica el acceso a servicios de calidad en múltiples esferas, que se podrían asegurar usando parte de los recursos que hoy se emplean en mecanismos de control y represión”.

La campaña de la creadora, especialista en packaging, es coherente con reclamos frecuentes de cubanos residentes en la isla. El pasado 6 de marzo, ADN Cuba reportó la denuncia del cubano Vladimir Arturo Cisneros, natural de Holguín, quien estalló contra el régimen y cuestionó cómo es posible que éste no invierta en la compra de carros fúnebres, y sí en cientos y cientos de carros patrulleros y vehículos para reprimir al pueblo.

En una directa desde su perfil de Facebook, Cisneros explicó que el motivo de su disgusto y detonante para hacer públicas sus quejas, reclamos y opiniones que muchos comparten, pero no dicen por miedo a la represión, era la situación que estaba atravesando su familia por la falta de carros para trasladar a su suegro fallecido.

“Mi suegro murió a las cinco y pico de la tarde. Este es el momento (unas dos horas después) en que todavía no han podido llevarlo para la funeraria”, denunció.

Según detalló, “primero en el hospital no aparecía el camillero porque era uno solo para todo el hospital, en la potencia médica”. Luego, en el taller donde están los carros fúnebres, le dijeron que en esos momentos había un solo carro para la provincia de Holguín completa, por lo que no podrían atenderlos hasta la madrugada.

“Lo que da es vergüenza que no tengan más carros fúnebres ni dinero para comprarlos. Para mover a los que bastante se han jodido por esta mier… Yo no, porque yo no soy comunista, pero ese viejo que está ahí luchó por esto”, expuso Cisneros en su directa.

Con evidente indignación, criticó que el gobierno no tuviese dinero para carros fúnebres, pero sí para cientos de patrullas. “¿Dónde está el bloqueo? Es interno. ¿Hasta cuándo el descaro en este país? Si ya tienen dinero, que se acaben de ir y nos dejen salir adelante”, agregó.