Mariela Castro arremete contra Otero, Tania Bruguera y Mónica Baró

Mariela Castro comparte un aburrido texto castrista, de esos que perpetra el poder para difamar, pero que ahora agrega una novedad: ciertos aires intelectuales.
Mariela_Castro
 

Reproduce este artículo

Mariela Castro, hija del general en jefe de Cuba, ataca este 9 de marzo a periodistas y artistas de la isla a través de un oscuro texto, que aparece en un medio digital aún más oscuro, cuya labor es difamar a los críticos de la Revolución.

Queda el link a disposición del público. Lo cierto es que el texto participa de las tres temibles “fu”: es confuso, profuso y difuso. Pero luego de hacer gimnasia mental se llega a la conclusión de que la crítica señala el supuesto delirio de la disidencia al creer que sus vidas peligran o que hay represión en Cuba.

Dice el autor, Raúl Escalona Abella: “Mientras la bala no atraviese el cráneo de Tania Bruguera, ni el hormigón rodee el cuerpo sin vida de Otero Alcántara, o las descargas de fusil derriben la pose de la Baró, o los campos de concentración reduzcan a fertilizantes las «legiones de opositores», o el espacio social cubano sea reterritorializado de forma pormenorizada en la continua exclusión, acompañada de un planificado exterminio, el necropoder seguirá siendo mera fábula”.

Es sabido que artistas como Bruguera y Otero utilizan metáforas referentes a la muerte, los cuerpos esclavizados y la sumisión para señalar con su arte político el verdadero estado de cosas en Cuba. El autor parece decir, en cualquier caso, que la idea de que el régimen es dictatorial es mera fábula.

Pronto, la infanta Mariela, que gusta llamar “garrapatillas” a los críticos de la Revolución, salió a compartir en redes el oscuro texto. Y, claro está, los cubanos libres dentro y fuera de la isla montaron en cólera, porque la Infanta tiene la habilidad de sacar de quicio a muchas personas.

A pesar de ser la directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), organismo que supuestamente debería velar por el respeto a la diversidad sexual, la hija de Raúl Castro ha utilizado la homofobia como una de las principales armas para atacar a los activistas del Movimiento San Isidro.

La imagen de este agrupamiento es degradante a los mejores valores del pueblo cubano y a la decencia ciudadana; es transgresor de todas las herencias culturales del país; representa lo peor de la nación por su decadencia, chabacanería y vulgaridad”, señaló en una publicación cuando la protesta del movimiento en noviembre estaba en plena marcha.

Y cómo olvidar el día que llamó “garrapatillas” a todos los críticos del sistema, sin excepción, allá por mayo de 2020, pero que todavía la gente recuerde bien.

Pero las incoherencias de Mariela no han quedado aquí, pues además de demostrar todo su clasismo y elitismo, la archiduquesa recibe dinero de la Fundación Ford, esa institución imperialista, para sus tejemanejes. ADN Cuba reveló datos sobre las buenas relaciones de Castro con la Fundación en su momento.