Mariela Castro levanta pasiones por sus ofensas al Movimiento San Isidro
Siembra vientos y cosecharás tempestades. Las ofensas de la archiduquesa a los huelguistas han sido contraproducentes, pues muchos cubanos salieron a criticarla, a veces, con calificativos severos, pero justos
La infanta Mariela Castro
 

Reproduce este artículo

La infanta Mariela Castro sigue haciendo amigos en redes sociales con sus declaraciones sobre el Movimiento San Isidro que, además de la retórica política del régimen, añaden claros signos de clasismo y elitismo.

“Yo normalmente no soy un tipo falta de respeto, pero... que alguien por favor le diga a Mariela Castro que cualquiera o todas esas muchachas que están en San Isidro están más preparadas que ella, pero por mucho. ¡Impresentable!”, declaró en redes sociales Raudel Escuadrón.

A pesar de ser la directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), organismo que supuestamente debería velar por el respeto a la diversidad sexual, la hija de Raúl Castro ha utilizado la homofobia como una de las principales armas para atacar a los activistas del Movimiento.

La imagen de este agrupamiento es degradante a los mejores valores del pueblo cubano y a la decencia ciudadana; es transgresor de todas las herencias culturales del país; representa lo peor de la nación por su decadencia, chabacanería y vulgaridad”, señaló en una publicación.

En la misma publicación acusa al movimiento opositor de estar financiado por Estados Unidos, un recurso común entre las autoridades, que afirman que todos los opositores lo son pagados por Washington.


Sin embargo, esta publicación es solo una de las varias que Mariela Castro ha compartido en los últimos dos días, pues ha dedicado día y noche a postear sobre Luis Manuel Otero Alcántara y el Movimiento San Isidro en general.

Este 25 de noviembre, Ramón Muñoz Yanes, doctor y escritor cubano exiliado en Canarias desde los años 90, envió una carta pública a la archiduquesa en donde dice que la familia Castro siempre ha odiado al pueblo cubano, debido a su origen canario y a la posición que ocuparon durante tanto tiempo al frente de la nación.

En la sede del Movimiento permanecen atrincherados alrededor de quince cubanos, activistas por los derechos humanos, artistas y periodistas independientes, en reclamo a la liberación del joven rapero contestatario Denis Solís, detenido arbitrariamente y encarcelado tras un juicio sumario bajo cargos fabricados y sin garantías legales.

Allí se encuentran haciendo huelga de hambre y sed por más de 140 horas: Luis Manuel Otero Alcántara (artista) y Maykel Osorbo (rapero); y en huelga de hambre: Esteban Rodríguez (activista), Iliana Hernández (periodista independiente), Osmani Pardo (activista) y Katherine Bísquet (poeta/72 horas).

La salud de dos de ellos, Luis Manuel Otero Alcántara y Maykel Castillo, se deteriora a ojos vistas, según reportes de médicos que los atendieron. El acceso a la sede del MSI está restringido; la víspera, reporteros y diplomáticos intentaron entrar, pero fueron detenidos por una turba ligada al régimen y agentes de seguridad.

Los miembros del MSI sostienen que la presión internacional es indispensable para lograr la liberación del músico contestatario Denis Solís, principal reclamo de los manifestantes. Solicitan sobre todo la presión de organizaciones como la Comisión de Derechos Humanos de la ONU y la Unión Europea.