Madre de joven cubano detenido y golpeado en Guanabo está desesperada
La madre del joven cubano detenido y golpeado el fin de semana anterior en el municipio Guanabo, está “triste y desesperada” porque hasta ayer no le habían permitido verlo, a pesar de que es asmático y fue brutalmente agredido
Camilo Guerra, joven golpeado y detenido arbitrariamente

La madre del joven cubano detenido y golpeado el fin de semana anterior en el municipio Guanabo, está “triste y desesperada” porque hasta ayer no le habían permitido verlo, a pesar de que es asmático y fue brutalmente agredido.   

Isue Díaz, prima del detenido, compartió este jueves un mensaje publicado en Facebook de Indira Ramos, la madre de Camilo Guerra.

“A todas las personas que se han preocupado, me llaman, me escriben y me preguntan (…) esto es un escrito de la mamá de Camilo, ya hace 6 días q está detenido, no sabe nada de él, no dejan que lo vea, este gobierno asqueroso y maldito de Cuba lo único que hace es destruir familias, que el pueblo cubano cada vez este peor, y muriendo de hambre”, denunció Díaz.


Una cola para comprar pollo en un barrio de La Habana el fin de semana pasado terminó de manera violenta por la actuación de fuerzas especiales de la policía del régimen, según denunció Isue Díaz en redes sociales.

Varios videos registran la mano dura mostrada por agentes policiales con ciudadanos que esperaban para adquirir alimentos en la zona de Guanabo, al este de la capital. Se observa como varios son detenidos y arrastrados fuera de la fila. Camilo Guerra, de 21 años, es uno de ellos.

“Por favor necesito que me ayuden a compartir esta injusticia, metieron a mi primo preso en cuba, 8 años le están dando”, aseguró el lunes la joven.

Según lo publicado, “el muchacho estaba en una cola para el pollo cuando unos de los policías le dicen que deje de hablar con otra señora que estaba en la cola”.

Camilo le habría respondido que “ya aquí no se puede ni hablar”, y según denuncia su prima “inmediatamente el policía le cae a golpe y juntos a otros policías que llegaron después”.

La familia aseguró desde entonces que “no dejan que la mamá vea al muchacho, está detenido lleno de golpes”. Dijeron que Camilo Guerra “es asmático crónico, y le están dando crisis de asma…”

En los videos se escuchan gritos de ciudadanos indignados: “¿Cómo le van a dar golpes a esos niños?”

Detenido y golpeado por hablar en cola para comprar pollo

_ Las vejaciones a las que son sometidos los cubanos para adquirir alimentos de la cesta básica son interminables. Una cola para comprar pollo en Guanabo, La Habana, terminó de manera violenta por la actuación de fuerzas represivas del régimen. _ Según denuncian familiares, Camilo Guerra, de 21 años, estaba en la cola "cuando unos de los policías le dice que deje de hablar con otra señora que estaba a su lado”. _ El joven le habría respondido que “ya aquí no se puede ni hablar”, y según denuncia su prima “inmediatamente el policía le cae a golpe juntos a otros funcionarios que llegaron después”. _ La familia asegura que “no dejan que la mamá vea al muchacho, está detenido lleno de golpes”. Detallan que Camilo Guerra “es asmático crónico, y le están dando crisis respiratorias".

Posted by ADN Cuba on Wednesday, July 1, 2020

Según confirmó Isue Díaz, quien reside en Estados Unidos dos amigos de Guerra también resultaron detenidos, mientras que otras personas fueron agredidas por los agentes.

“A mi primo lo golpearon salvajemente varios oficiales, delante de todo el mundo, sin motivos, solo porque tienen la fuerza. Según su mamá también lo golpearon en la unidad policial”, aseguró Díaz al medio independiente CubaNet.

Hasta ahora, la Policía ha negado a Guerra Ramos el derecho a recibir visitas. Ni siquiera sus familiares han podido tener contacto con él. Su madre teme por las condiciones físicas en las que podría encontrarse el joven, no solo por los golpes recibidos sino porque es asmático crónico y sufre frecuentes crisis.

Las denuncias de abusos policiales en Cuba aumentan durante la pandemia del coronavirus. Las medidas restrictivas impuestas por el régimen para detener el avance de la COVID-19 llegaron junto con un despliegue amplio de fuerzas policiales y militares en las calles, lo que ha servido para exhibir el poder del castrismo lo mismo contra voces opositoras, periodistas independientes, o simplemente contra cubanos utilizados por el Estado para escarmentar, principalmente con acusaciones de “propagación de epidemia” y “desacato”.