“No voy a pagar nada”: madre cubana protesta por multa de 1500 pesos

Yuri Ramos, una madre cubana que esta semana fue multada injustamente con 1500 pesos en Pinar del Río, protestó la sanción y aseguró que no pagará “nada” a los “represores del gobierno”
Madre cubana que se niega a pagar multa, y sus 3 hijos. Foto: Facebook
 

Reproduce este artículo

Yuri A. Ramos Peraza, una madre cubana de Pinar del Río que esta semana fue multada con 1500 pesos injustamente, según su testimonio, protestó la sanción y aseguró que no pagará “nada” a los “represores del gobierno”.

En un post publicado en su perfil de Facebook, Ramos Peraza explicó que el 23 de marzo fue “víctima de una injusticia”, ante la cual no se puede “quedar callada”.

La residente en la población de San Luis, occidental provincia de pinar del Río, y madre de tres hijos varones, señaló a los inspectores como “represores a servicio del gobierno”, que se presentaron en el puesto de trabajo de Yuri Ramos y le impusieron una multa de 1500 pesos cubanos (equivalentes a unos 60 dólares), monto que es casi un sueldo mínimo en Cuba (alrededor de 2000 pesos).

La razón habría sido “por no poner fecha al pomo de hipoclorito”, una sustancia que, durante la pandemia, en la isla se utiliza como desinfectante.

“¡¡Qué burocracia!! Lo importante es que estaba ahí [el pomo], y está siendo utilizado”, criticó Ramos Peraza. Pero tales argumentos no disuadieron a “uno de estos abusadores”, inspector que según la denunciante “se hace llamar Leoncio Hernández” y es residente del mismo municipio.

La multa fue impuesta a la madre por Hernández, quien en la zona “es conocido como 1500, ya habrán entendido el porqué del apodo”.

La cubana cuestiona en su post: “Hasta cuándo van a reprimir a los trabajadores, mientras a mí me afectan mi salario, el cual tengo que sudar cada día para mantener a mis hijos, a estos abusadores le crece el bolsillo a fin de mes, porque todos sabemos que cobran según el número de multas que pongan”.

Yuri A. Ramos Peraza fue enfática en su negativa a abonar la multa, lo que podría acarrearle penalizaciones por montos mayores. Sin embargo, asegura: “NO VOY A PAGAR NADA..., no voy a regalar tan fácilmente lo que lucho para mis hijos. Basta de represión con los trabajadores...”


A mediados de febrero, el joven cubano Bryan Díaz González protestó por lo que considera una injusticia: la imposición de una multa de 2000 pesos cubanos por una supuesta infracción de las medidas contra la COVID-19.  

El activista y objetor de conciencia Osmel Adrián Rubio, compartió en sus redes sociales el testimonio de Díaz González, acompañado de fotos del joven que labora como cajero dependiente del establecimiento de ventas “Lagueruela”, en La Habana.

El sancionado refirió que multado “en horario laboral” por dos miembros del cuerpo de inspectores del municipio capitalino 10 de Octubre. El monto es “prácticamente todo el sueldo mío de un mes d trabajo”, lamentó.

¿¿¿Quién es el verdadero enemigo??? ¿¿¿Dónde está realmente el bloqueo??? Son preguntas que nos hacemos a diario los cubanos de a pie al ver tanta injusticia cometida por los llamados esbirros”, cuestionó el joven.

Bryan Díaz denunció claramente el mal de fondo en las medidas arbitrarias y punitivas tomadas en tiempos de pandemia: “cada día veo menos revolución y más tiranía, a dónde llega la deshumanización de estas personas si así puede llamárseles que andan por las calles y centros de trabajo no pendientes a defender el pueblo ni protegerlos [,] sino más bien de aprovecharse de esta situación tan precaria que estamos viviendo…”

La multas por supuesta "propagación de epidemia" están a la orden del día durante el último año en Cuba. El gobierno pretende de esta manera castigar a quienes habrían violado las estrictas medidas decretadas para frenar la pandemia, pero en la práctica se han denunciado no pocas arbitrariedades.

Este tipo de sanciones son también muy aplicadas en los últimos meses contra pequeños comerciantes y vendedores ambulantes, a quienes el régimen decomisa sus mercancías y los acusa de acaparamiento y también propagar el virus, con su labor.

En lo que va de año, solo en dos provincias cubanas (Matanzas y Cienfuegos ) el gobierno impuso multas por más de seis millones de pesosSegún la oficialista Agencia Cubana de Noticias, solo en Matanzas el total de sanciones asciende a 1500, lo que suma unos cuatro millones de pesos, de los cuales se cobraron hasta la fecha apenas 350 mil.