Borrar la historia: fotos de Fidel con dólares mete en problema a cubano

El programador Rafael Santos denunció que le impusieron una multa de 3000 pesos por publicar en redes sociales varias fotos del joven Fidel Castro recaudando dólares en EEUU
Rafael Santos y Fidel con dólares
 

Reproduce este artículo

El programador Rafael Santos denunció que le impusieron una multa de 3000 pesos por publicar en redes sociales varias fotos del joven Fidel Castro recaudando dólares en Estados Unidos.

Santos fue interrogado por la Seguridad del Estado cubano, este viernes 15 de octubre, en la Sexta Unidad de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) en Marianao, La Habana. Dijo en Twitter que le impusieron “una multa de 3000 CUP por ejercer la libertad de expresión en las redes sociales”.

Entre las publicaciones que molestaron a la policía política destacan varias fotografías de Fidel Castro recaudando dinero del exilio, para financiar su guerra contra Fulgencio Batista en Cuba.

“Este fue uno de los twits por los cuales me multan, según ellos porque hice un montaje con la imagen de Fidel. Solamente les dije; increíble que vengan a citarme aquí y yo sepa más de historia de Cuba que ustedes, no sé si saben que el Granma no salió de la isla de la juventud”, escribió Rafael Santos.

Las fotografías difundidas por Santos son reales y corresponden a distintos actos organizados para recaudar fondos en Miami, Tampa y Nueva York. Entre octubre y noviembre de 1955 Fidel Castro, acompañado por Juan Manuel Márquez, hizo un periplo por varias ciudades de Estados Unidos donde buscó dólares y apoyo de la emigración para financiar su movimiento armado.

La Seguridad del Estado intenta ocultar hechos y documentos históricos que también han publicado webs oficialistas cubanas, como la revista Bohemia y el portal Fidel, soldado de las ideas.

Según el Tampa Bay Times “en las ciudades estadounidenses con grandes poblaciones cubanas, Castro estableció alas de su ejército llamadas Movimiento 26 de Julio para la fecha en 1953”.

El medio añade que “visitó Tampa en noviembre de 1955 y nombró a Raúl Villamia secretario del Movimiento 26 de Julio de la ciudad, encargado de recaudar dinero y suministros médicos (…). Villamia también presentó a Castro por la ciudad y ayudó a organizar el discurso público de Castro, que también sirvió para recaudar fondos”.


La Seguridad busca acallar a Rafael Santos

“Yo no soy un delincuente, yo no soy un terrorista, la libertad de expresión es un derecho al que no pienso renunciar jamás”, afirmó Santos cuando denunció la citación para el interrogatorio, firmada por el teniente Pastor Núñez.

Otro tuit el pasado 9 de octubre, Santos recordó su participación en las protestas populares del 11 de julio en La Habana. “Aquí estuve el 11J pidiendo LIBERTAD, y estaré el 15N repitiendo lo mismo, esa sensación de libertad al poder ejercer nuestros derechos no tiene comparación. Es nuestro deber, son nuestros derechos”.

El programador, tras sus críticas al régimen de La Habana, ha sido víctima de ciberacoso e intentos de hackeo, reveló el medio independiente YucaByte.

El 12 de octubre, Santos anterior sufrió un corte de internet, tanto de los datos móviles en su celular, como en el servicio Nauta Hogar, ambos gestionados por el monopolio estatal de las telecomunicaciones Etecsa.

“Luego me conecté por otra línea y vi que habían intentado acceder a mi cuenta de Telegram. No pudieron porque tengo activada la verificación con PIN, o sea, que tienen que poner un PIN que solo yo conozco para entrar”, dijo al medio citado.

Rafael Santos, utilizó sus conocimientos de programación y descubrió que el celular con que intentaron iniciar su cuenta de Telegram es de la marca Alcatel, la más empleada por los agentes de la Seguridad del Estado y otros departamentos del Ministerio del Interior.

“Me cortaron el internet en ambas líneas y el Nauta Hogar, acaba de llamar alguien a casa de mi vieja desde un privado preguntando por 'Rafa' luego dijo que era un equivocado. Yo no le doy a nadie el número de mi vieja”, añadió en su Twitter.

Al día siguiente, el 13 de octubre llamaron a la casa de su hija menor de edad preguntando por Santos, quien no vive allí hace más de tres años.