Anciano vendedor: "Si me encarcelan me declararé en huelga de hambre"

El régimen cubano se ha ensañado contra el anciano opositor y vendedor privado Misael Espinosa Puebla. Varias multas pesan sobre el cubano que quizás deba ir a la cárcel porque no puede pagarlas.
Misael Espinosa Puebla, opositor cubano
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano se ha ensañado contra el anciano opositor y vendedor privado Misael Espinosa Puebla. Varias multas pesan sobre el cubano que quizás deba ir a la cárcel porque no puede pagarlas.

Las sanciones aplicadas contra él son por la venta ilegal de productos agrícolas, único medio de sustento del anciano residente en la provincia de Santiago de Cuba. La sumatoria de las multas asciende a 15 750 pesos cubanos que son impagables para él.

“El día 26 de este mes estoy citado por la policía donde tal vez me metan preso. Espero el apoyo de la comunidad internacional.

Si tengo que morir moriré, porque si me encarcelan el día 26 me declararé en huelga permanente”, declaró el miembro de la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu) al medio de prensa CubaNet.

Con anterioridad Espinosa Puebla cumplió siete meses y 15 días de privación de libertad por impago de multa. 

Según el anciano, las multas que le impone el gobierno son una manera de encarcelarlo quisiera denunciar toda la represión desatada contra él. La policía política lo ha detenido en 59 ocasiones.

“Yo sobrevivo vendiendo productos del agro al pueblo. El estado no debería mantener las trabas para las patentes, puesto que nosotros los trabajadores por cuenta propia queremos legalizarnos. No vender con el susto de que te cojan preso. A veces la seguridad manda a los inspectores a ponerte la multa. Ellos los mandan a que choquen conmigo” aseguró al portal de noticias independiente.

Espinosa Puebla se gradúo como maestro emergente y cumplió misión internacionalista en Nicaragua en el año 1981. Allí le dijeron que si era preciso debían tomar las armas.

Su carácter contestatario nace de una familia campesina y anticomunista. Su padre trabajó en Birán y allí tuvo fuertes disputas con Ángel Castro, el padre del exdictador Fidel Castro. 

Castrismo desampara a los desvalidos

También en este mes de marzo trascendió que el discapacitado cubano Elvio Sánchez Rodríguez vive en condiciones de precariedad desde que el régimen cubano le canceló su licencia para vender alimentos para animales.

Sánchez Rodríguez contó al medio independiente CubaNet que lleva dos años en una crisis económica severa y dependiendo de la solidaridad de sus vecinos; los cuales con el Ordenamiento no han podido ayudarlo como antes.

“Necesito trabajar, necesito ganar dinero porque me voy a morir de hambre”, afirmó.
La situación de Sánchez Rodríguez no ha mejorado desde julio del 2020, cuando fue entrevistado por CubaNet y donde afirmó estar muriéndose de hambre.

Tras la entrevista, en septiembre del año anterior exiliados cubanos ayudaron al trabajador por cuenta propia; pero ya esas reservas han sido consumidas por él.