Exlocutora de Radio Rebelde estalla ante multa: el cubano trata de malvivir

Marisela Alfonso Madrigal, locutora de la oficialista Radio Rebelde por muchos años, criticó que se esté multando en Cuba sin tener en cuenta las condiciones reales del país
Marisela Alfonso Madrigal. Capturas de pantalla de su directa en Facebook
 

Reproduce este artículo

La exlocutora cubana Marisela Alfonso Madrigal estalló este viernes ante una multa de 2.000 pesos que le fue impuesta por no tener cloro ni un paso podálico en la venta de garaje que tiene en su casa.

“Ya no sé hasta dónde vamos a llegar; llegan unas señoras a ponerme una multa de 2.000 pesos cubanos porque no tengo cloro en la entrada de mi garaje ni un paso podálico. Bueno señores, ¿y dónde está el cloro? Porque no hay ni en MLC”, cuestionó Alfonso Madrigal en una directa en su perfil de Facebook.

Con evidente molestia, la que por muchos años fuera una de las voces emblemáticas de la oficialista Radio Rebelde afirmó que no firmaría ni pagaría la multa.

“Yo te digo a ti que esto te funde. Aquí la gente está muy mal (…) El cubano está tratado de vivir, de sobrevivir, de malvivir, porque no tenemos nada. Todo está en MLC y no tenemos ni MLC, porque no ganamos en esa moneda”, dijo Alfonso Madrigal, reconocida popularmente por su rol de conductora en el gustado programa televisivo “Para Bailar”.

“Lo que estoy es luchando para vivir, para comer o para malcomer, porque ni en MLC hay comida”, agregó, al tiempo que detalló que con la venta de garaje busca ganar al menos 20 pesos en cada “vestidito de ropa de uso”, porque “no tenemos ni ropa”.

“No tenemos comida, qué ropa vamos a tener”, cuestionó Alfonso Madrigal, que al término de la directa rompió en llanto por lo que consideró una arbitrariedad y un sinsentido.

“Voy a seguir haciendo Facebook Live y a seguir protestando, porque me da lo mismo ya. El cubano está hasta aquí. (...) No puedo más. Llega el momento en qué dices, ¿qué hago?”, advirtió.

Tras la directa, la exlocutora compartió otro video y una publicación en la que exhibe cómo establecimientos estatales también incumplen las normativas sanitarias por las que a ella la multaron.

“¡Ahí tienen otro centro estatal sin pasos podálicos y sin cloro!, por cierto, un centro que expide alimentos”, denunció en Facebook junto a imágenes que demuestran su acusación.

Desde las primeras disposiciones sanitarias en Cuba para enfrentar la propagación de la COVID-19 muchos cubanos se han quejado del doble rasero de las autoridades.

Al sector privado se le exige el cabal cumplimiento de las normativas, aunque muchas veces no haya condiciones para ello, so pena de multas y prohibiciones para operar, mientras que en el sector estatal las disposiciones parecen ser más flexibles o no existir.