Luis Alberto García a Karla Pérez: a la Cuba mía puedes entrar

El popular actor dijo que si Cuba fuese de todos, cada cual tendría su pedacito y al suyo la periodista Karla Pérez, desterrada por el régimen, sí podría entrar
Luis Alberto García
 

Reproduce este artículo

El popular actor cubano Luis Alberto García se pronunció sobre la negativa del régimen a permitir la entrada al país a la joven periodista Karla Pérez y afirmó que a su Cuba sí podría entrar sin contratiempos.

“Si Cuba fuera, de veras, de todos los cubanos, podríamos saber qué pedacito nos toca a cada uno. Con un metro cuadrado me bastaría para decirle a Karla que a la Cuba mía sí puede entrar”, escribió García en su perfil de Facebook, desde donde suele pronunciarse sobre los hechos que le incomodan de la realidad cubana y el actuar gubernamental.

La afirmación del actor ha ganado las simpatías de decenas de usuarios de la red social que, al igual que él, repudian el destierro al que el gobierno cubano sometió a la reportera y editora de ADN Cuba, que se vio obligada a solicitar refugio político en Costa Rica.

Al explicar su actuación, el régimen reconoció que prohibió la entrada a Pérez por razones políticas y no por incumplimiento de algún requisito legal.

En conferencia de prensa desde el Centro de Prensa Internacional de la Cancillería cubana, la directora de Comunicación e Imagen de la entidad, Yadira Jiménez Roig, recurrió a calificativos y aseveraciones relacionadas con la oposición política de Pérez al gobierno de la isla para explicar por qué se le impidió ingresar al país.

“Esta ciudadana es emigrada cubana, con varios años fuera del país. Son conocidos sus estrechos vínculos con Eliecer Ávila y otros personeros. Ella es un instrumento, no es la primera vez que la utilizan en este tipo de tácticas para acciones fuera de la ley y desestabilizadoras contra Cuba”, afirmó la funcionaria, sin ofrecer prueba alguna.

“Ahora sencillamente pretenden reinstalarla en el país en función de propósitos subversivos. No fue casual su estancia en Costa Rica, donde hay elementos y grupos que mantienen relación con grupos violentos en Miami”, agregó.

Desde el punto de vista de Jiménez Roig y el sistema político al que representa –que niega su naturaleza dictatorial y gusta de definirse como una democracia-, negarle la entrada a una ciudadana cubana que no comulgue con el régimen es un acto de legítima defensa.

“En Cuba existen como en todos los países leyes migratorias, que establecen regulaciones en el marco legal y que rigen la acción de las autoridades migratorias. Tenemos el mismo derecho que cualquier otro país a defendernos”, aseveró.