Socorrista sobre incendio en Matanzas: “A los muchachos les explotó el tanque arriba”

"Hasta ahora no tengo conocimiento de que alguien haya quedado vivo", dijo Luis Castillo, del Grupo Especializado de Operaciones y Socorro de Matanzas
 

Reproduce este artículo

Luis David Castillo Corrales, un socorrista cubano de 36 años, no olvida la madrugada del sábado 6 de agosto, cuando fue testigo de la explosión de uno de los tanques de la zona industrial de Matanzas. “Me erizo cuando pienso en los desaparecidos”, confesó el joven, quien sufrió lesiones en el cuello por estar cerca del siniestro que comenzó el viernes, tras la caída de un rayo.

El gobierno ha anunciado que el incendio “está controlado” y que trabajan para extinguir completamente algunos focos de llamas. Además, comenzó la búsqueda de restos de 14 desaparecidos, en su mayoría bomberos enviados en las primeras horas de la catástrofe, algunos presuntamente adolescentes que estarían cumpliendo el Servicio Militar Activo (SMA).

Según el testimonio de Castillo Corrales, ofrecido a la emisora estatal Radio Rebelde, a los bomberos de los comandos de Cienfuegos y del aeropuerto de Varadero, enviados a la primera línea del incendio, “les explotó arriba” uno de los tanques que almacenaban crudo y fuel oil cerca de las 5:00 de la mañana del sábado.

“El equipo de nosotros, un grupo de ocho personas, nos dividimos en dos. Una parte estaba abajo, al frente de los supertanqueros, pero a un kilómetro de las explosiones. Los otros estábamos a 150 metros del tanque”, relató Castillo Corrales, miembro del Grupo Especializado de Operaciones y Socorro de Matanzas.

“El viento estaba [soplando] completamente del norte hacia el tanque de la derecha, al que se le estaba echando agua para que no se calentara y evitar la explosión. En ese momento, el viento cambia completamente hacia el sur. Fue inesperado, ocurrió en menos de 5 segundos”, recordó el socorrista.

“Al cambiar el viento, la parte izquierda de ese tanque, que ya estaba derramando un poco de crudo, se abre completamente y ocurre una implosión grandísima desde abajo, con un hongo muy grande. La radiación nos cogió a todos, fue increíble, sentimos que la piel se nos quemaba”, explica Castillo.

“En ese momento nosotros ya estábamos corriendo y tratando de recoger a la mayor cantidad de personas cerca de nosotros, para evitar que perdieran la vida”.

El joven rescatista cuenta que uno de sus compañeros, que estaba a 60 metros del tanque ayudando a aguantar las mangueras para enfriar la estructura, fue víctima de la explosión y estuvieron casi 24 horas sin saber de él. “Por suerte está en el [hospital de Matanzas] Faustino [Pérez], vivo”, asegura.

“Pero el resto de los muchachos, el comando de Cienfuegos, el comando de Varadero, que llegaron en ese mismo momento… ese tanque les explotó a ellos arriba. De ellos, nadie… Hasta ahora no tengo conocimiento de que alguien haya quedado vivo”, lamentó Luis David Castillo.

Según el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, hasta la fecha 130 personas habían sido atendidas en centros hospitalarios de Matanzas y La Habana por las heridas sufridas en el incendio; de ellas, 108 ya habían recibido el alta médica, y todavía se encontraban hospitalizados 23 pacientes, cuatro en estado crítico, dos graves y 17 “de cuidado”.

Elier Correa Aguilar, un bombero cubano de 24 años, murió en la noche de ayer miércoles luego de varios días en estado crítico por las heridas sufridas en el incendio de la Base de Supertanqueros. Es el segundo fallecido confirmado por las autoridades.

La primera víctima fatal identificada oficialmente fue Juan Carlos Santana Garrido, un bombero de 60 años residente en la provincia de Cienfuegos.

Aunque el régimen cubano no ha publicado la identidad de los 14 desaparecidos, varios familiares y medios independientes han revelado en redes sociales sus nombres y algunos detalles de las presuntas víctimas fatales. Entre ellos estarían los jóvenes reclutas del SMA Leo Alejandro Doval (19 años), Adriano Rodríguez (19 años) y Fabián Naranjo (21 años).

Por otra parte, el medio CubaNet confirmó con personas cercanas “la muerte de Michel Rodríguez Román (20 años), quien cumplía el Servicio Militar Activo en el Comando de Bomberos número tres”, de Matanzas.