La Habana: regresa el transporte público aunque no termina la pandemia
Este viernes se restablece el servicio de transporte público en La Habana, con el inicio en la capital cubana de la fase uno de la desescalada de la pandemia, anunciaron medios oficiales
Transporte público en La Habana durante la pandemia. Foto: ADN Cuba

Este viernes se restablece el servicio de transporte público en La Habana, con el inicio en la capital cubana de la fase uno de la desescalada de la pandemia en la isla, anunciaron medios oficiales.

Según el diario de propaganda Granma, la reactivación del transporte llega “con niveles de satisfacción de la demanda similares a los que existían antes de las restricciones asociadas a la pandemia”. Es válido anotar que prácticamente eran “niveles de insatisfacción”, pues los ciudadanos sufrían un agravamiento de la crisis de ese servicio público.

Este jueves, el Ministerio del Transporte (Mitrans) informó que el cambio de fase en la capital implica la reactivación del 100 % de la programación de salidas de ómnibus, que incluye los 17 itinerarios principales, las 109 “rutas alimentadoras” y los servicios de lancha que atraviesa la bahía y otros.

La fuente precisó que, de acuerdo con las medidas para esta etapa, “se transportará en los ómnibus la capacidad total de pasajeros sentados y la mitad de los que pueden ir de pie”. Según lo publicado en Granma, “garantizarán la participación de inspectores y otros trabajadores del sector en el apoyo al control del cumplimiento de tales regulaciones, y se establece el monitoreo de rutas para, mediante la utilización de ómnibus de reserva, aliviar posibles congestiones”.

Comienzan también el funcionamiento de taxis ruteros –mediante los microbuses marca GAZelle– en todos los trayectos aprobados, al igual que las cooperativas de taxis, y se establece el apoyo al ­Corredor de Alamar en el horario pico, a través del servicio rutero de la Empresa de Transporte Escolar.

Para el restablecimiento de un itinerario entre dos provincias, deben encontrarse ambas, así como las comprendidas en el recorrido, en la segunda fase.

Según las fuentes oficiales, “en los territorios que entran en la segunda fase, los trabajadores por cuenta propia pueden prestar servicios de transportación interprovincial y, si lo deciden, podrán realizar viajes dentro de la provincia, según las prioridades y rutas establecidas desde la primera fase en las localidades”.

Asimismo, en los territorios que pasan a segunda fase, los vehículos estatales podrán circular sin necesidad del permiso de las autoridades del régimen en la localidad. 

La pandemia de la COVID-19 está vencida en la isla, según ha dicho el régimen y repite la propaganda de sus medios de comunicación estatales. Sin embargo, las autoridades sanitarias de Cuba confirmaron ocho nuevos casos de coronavirus en la isla y ningún fallecido, al cierre del 2 de julio, para un total de 2361 infectados.

Los ocho casos diagnosticados son cubanos, siete fueron contactos de casos confirmados y en uno no se precisa la fuente de infección.

Al cierre del día de ayer, 2 de julio, se encuentran ingresados en hospitales para vigilancia clínica epidemiológica 142 pacientes. Otras 131 personas se vigilan en sus hogares, desde la Atención Primaria de Salud.

Han fallecido hasta la fecha un total de 86 personas a causa de la COVID-19 —ninguno en el día—: un italiano, un ruso y 84 cubanos, según el último informe del Ministerio de Salud Pública.