Interrogan a jóvenes católicos luego de solidarizarse con Hamlet Lavastida

Carolina Sansón y Leonardo Fernández integraron el grupo que en la tarde del domingo 27 de junio consiguió llegar hasta Villa Marista, sede de la Seguridad del Estado, para conocer la suerte del artista detenido.
Jovenes-Catolicos
 

Reproduce este artículo

Los jóvenes católicos Carolina Sansón y Leonardo Fernández fueron citados a interrogatorios por la Seguridad del Estado (SE), informé este 29 de junio La Hora de Cuba.

Sansón está siendo interrogada en la estación policial de Aguilera, en La Habana, mientras que Fernández tiene cita para las 7:00 p.m., hora de Cuba, en un lugar no precisado hasta el momento, agregó la revista digital.

Ambos jóvenes integraron el grupo que en la tarde del domingo 27 de junio consiguió llegar hasta la sede de la SE en el reparto La Víbora, conocida como “Villa Marista”, para indagar sobre Hamlet Lavastida, artista cubano detenido allí desde el pasado viernes.

Entonces los acompañaron la historiadora de arte y activista Yamilka Lafita (identificada en redes sociales como Lara Crofs), la curadora y crítica de arte Solveig Font y la historiadora de arte y curadora Carolina Barrero.

A todos les retiraron el servicio de internet; además, la policía rodeó sus casas, según informó el reportero de ADN Cuba Héctor Luis Valdés.

También fueron detenidas el domingo, cuando intentaban llegar hasta Villa Marista las artistas Katherine Bisquet y Camila Lobón.

Según La Hora de Cuba, “Carolina Sansón trabaja en el Centro Cultural Padre Félix Varela, mientras que Leonardo Fernández Otaño lo hace en el Centro Ignacio de Loyola, instituciones de la Iglesia Católica”.

Sansón participó en la protesta del 27 de noviembre frente al Ministerio de Cultura y esta es su segundo interrogatorio; el primero ocurrió el 29 de abril, cuando se dirigió hacia la estación de policías de Zanja para averiguar por el arresto arbitrario de Lobón y Bisquet.

Los artistas intentaban conocer el paradero de Hamlet Lavastida, detenido el 26 de junio en un centro de aislamiento y conducido a Villa Marista sin causa aparente.

Lavastida había llegado a la isla procedente de Alemania y cumplía cuarentena en el centro ubicado en el reparto Flores en La Habana, medida obligatoria para todo viajero que ingrese al país.

Sus obras están prohibidas en las instituciones cubanas y le fue impedido entrar al país en 2011 y 2015, según denuncias de opositores, debido a sus posicionamientos políticos.