Anemia y malnutrición: informe señala "graves problemas" de salud en Cuba

El Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas asegura que la pandemia redujo el consumo de alimentos en la isla y que la agricultura nacional es ineficiente y atrasada tecnológicamente.
Malnutricion-Cuba
 

Reproduce este artículo

La anemia es un “grave problema” de salud pública en Cuba y afecta a amplios estratos de la población, aseguró un informe del Programa Mundial de Alimentos (PMA) referente a la isla.

En el texto, al que tuvo acceso ADN Cuba y otros medios independientes, se asegura que en 14 municipios de la región oriental la prevalencia es de más del 40 % y afecta a cerca del 38 % de las mujeres embarazadas.

Se trata de un problema que persiste “a pesar de los grandes esfuerzos del gobierno cubano por garantizar la alimentación de su población”, asegura el texto, que agrupa y analiza algunas causas de esta situación.

Los datos recopilados aseguran que la canasta básica de cubano reúne apenas el 40% del aporte energético recomendado por el PMA. Para cubrir el 60% de diferencia, los hogares recurren a diversos mercados no subvencionados que se caracterizan por unos precios elevados y un suministro irregular.

“Se calcula que el hogar cubano medio destina entre el 55% y el 70% de sus ingresos a la compra de alimentos. Se prevé que estas cifras se mantendrán o empeorarán como consecuencia de la COVID-19”, subraya el informe.

La dieta del hogar cubano medio es pobre en micronutrientes y no es lo bastante saludable ni variada debido a una disponibilidad de alimentos nutritivos reducida e inestable, a factores socioeconómicos y a unos hábitos alimentarios inadecuados.

Como consecuencia, buena parte de la población no sólo está malnutrida, sino que padece de obesidad. “En 2016, cerca del 25 % de los adultos eran obesos, y la prevalencia de la obesidad era mayor entre las mujeres (30,3 %) que entre los hombres (18,9 %)”.

Por otra parte, más del 40 % de los niños en edad preescolar no consume verduras u hortalizas o consume muy poca cantidad. Esto influye en la expansión de la anemia en los niños de entre 5 y 8 años.

El sobrepeso y la obesidad también han aumentado en la población infantil. “En 2016, el 33,8 % de los niños en edad escolar tenía sobrepeso y el 15,4 %, obesidad, sin diferencias significativas entre ambos sexos”.

Denuncias de campesinos señalan a la empresa estatal Acopio como responsable de pérdidas millonarias (Fuente: ADN Cuba)

 

Retraso tecnológico y escasez de recursos en la producción de alimentos

 

El informe no sólo menciona aspectos médicos y alimenticios, sino también las causas económicas que subyacen al problema. Entre estas están la baja productividad de la economía agrícola, un escaso rendimiento y elevadas pérdidas posteriores a la cosecha.

La falta de suficientes alimentos obedece a problemas en los sistemas alimentarios locales, como son la falta de insumos y equipos agrícolas (por ejemplo, solo el 7 % de la superficie cultivable es de regadío); las carencias en materia de tecnología, conocimientos, innovación e inversiones, y el uso limitado de créditos y seguros.

Entre las recomendaciones, el PMA propone a Cuba hacerse miembro de los organismos financieros internacionales para acceder a créditos.

“El país tiene una elevada deuda externa que alcanza los 30 000 millones de dólares, lo que representa el 30,4 % de su PIB. Además, en Cuba se ha registrado un descenso de las exportaciones de servicios médicos —una de sus principales fuentes de ingresos— debido, sobre todo, a la evolución de las circunstancias económicas y políticas en la región”. Por consiguiente, el país se enfrenta a una falta de recursos financieros crónica.