Iliana Hernández sobre Israel “deprimido”: ¿Y si tuviera que vivir 57 días sitiado?

La periodista independiente y activista Iliana Hernández, respondió al músico Israel Rojas, defensor del régimen castrista, tras sus declaraciones de que le afectaban psicológicamente las críticas en redes sociales
Iliana Hernández sobre Israel “deprimido”: ¿Y si tuviera que vivir 57 días sitiado?
 

Reproduce este artículo

La periodista independiente y activista Iliana Hernández, respondió al músico Israel Rojas, defensor del régimen cubano, tras sus declaraciones de que le afectaban las críticas en redes sociales por su posicionamiento político.

Rojas, líder del grupo Buena Fe, al ser entrevistado para el documental “La dictadura del algoritmo”, transmitido por televisión nacional, afirmó sentirse “deprimido” por los “ataques” en las plataformas digitales. El cantante, conocido vocero del castrismo, ha justificado las constantes arbitrariedades y violaciones de derechos humanos el país, por lo que ha sido emplazado en diversas ocasiones por cubanos de dentro y fuera de la Isla.

“Israel Rojas dice que a él le afectan psicológicamente los ataques hacia su persona en las redes sociales por defender a la tiranía, se imaginan si tuviera que vivir como yo, 57 días ya sitiada”, escribió en Twitter la reportera a favor de la democracia en lsla.

Hernández compartió en su cuenta un video donde se observan a los represores de la policía política que le impiden arbitrariamente salir de su residencia. “Ahí están, mira Israel esto si es tortura psicológica no lo tuyo. #SOSCuba”, subrayó la periodista.

“Israel, el INFIEL de Mala Fe, tiene la cara más dura que el pan de la bodega”, comentó en la publicación de Iliana Hernández, la usuaria identificada como Tami (@Tami25950903).

El intérprete guantanamero, ha recibido fuertes cuestionamientos por sus pronunciamientos a favor del régimen castrista, la falta de libertades fundamentales en la isla; y por haber apoyado la represión policial y de funcionarios contra un grupo de artistas y activistas a las afueras del Ministerio de Cultura (Mincult), el pasado 27 de enero en La Habana.

Leonardo Rodríguez Alonso, quien según describe en su perfil en Facebook reside en el municipio de Camajuaní, en Villa Clara, publicó en su perfil de Facebook: “hace rato dejé de escuchar a Mala Fe”, aludiendo al nombre de la banda musical que hace alrededor de una década atrás, alcanzó los primeros puestos en las listas de popularidad del país.

“Corrí mucho detrás de sus conciertos, me mojé, sudé, gasté plata y hasta recibí un póster dedicado a mí y mi hijo, pero hace rato que lo boté para donde se merece, para la basura...”, señaló Rodríguez Alonso.

El villaclareño comentó además: “Me parecían honestos, eran críticos de lo mal hecho. Hoy me percato que hay un ejército de críticos que son los más serviles a quienes critican, una especie de quinta columna para consumar la gran traición”.

Iliana Hernández: 58 días de arresto domiciliario

 

Iliana Hernández, lleva hoy 58 días en arresto domiciliario ilegal: “Solo por decir lo que pienso y lo que deseo para mi país”, afirmó. 

En su cuenta de Twitter la reportera refirió anteriormente: “Esta gente [represores de la policía política] están psiquiátricos, tienen que ir a verse ese problema mental que tienen, vigilar a una mujer: ¿por qué? ¿Algún profesional puede diagnosticar que enfermedad es esa?”

Hernández tiene impuesta prisión domiciliaria, aunque no ha sido acusada de ningún delito. Tampoco se le ha presentado una orden judicial que justifique esta arbitrariedad orquestada por la Seguridad del Estado. 

Desde el pasado 9 de abril la reportera tiene prohibido salir de su domicilio en La Habana o sería conducida a una de las mazmorras de la dictadura. 

En su barrio han colocado cámaras de vigilancia policial y durante día y noche permanecen los represores apostados frente a su residencia. Durante este tiempo la policía política en complicidad con el monopolio estatal de las telecomunicaciones en el país, Etecsa, también han interrumpido los servicios de acceso a internet y telefonía de la periodista.