"Hay que aprender a convivir con la COVID-19": vocero del castrismo apoya apertura de La Habana

La pasada semana, el consejo de defensa de La Habana flexibilizó el confinamiento y estableció otras medidas, supuestamente para el impulso del sector productivo en el país.
Oficialismo apoya apertura de La Habana
 

Reproduce este artículo

El vocero del régimen Lázaro Manuel Alonso, desde el Noticiero de la Televisión Cubana, aplaudió la reapertura reciente de La Habana, luego de una segunda etapa de rebrotes que se expandieron por esta y otras provincias.

"Soy optimista como Durán cuando explicó que una medida se observa por el camino para recolocar los asuntos que puedan descarrilarse", defendió el periodista, en un claro ejercicio de propaganda en el que no pueden faltar "el bloqueo estadounidense a Cuba" ni las "presiones políticas". 

Como lo narra el oficialista canal Caribe,"la pasada semana, el consejo de defensa de La Habana aprobó y flexibilizó un grupo de medidas de confinamiento" y estableció otras "para el impulso del sector productivo en el país". 

Después de hacer un alegato de apoyo a la medida, que entre los cubanos se ha tratado como "la apertura de La Habana", el mencionado periodista habla de la Covid-19 en términos de autocuidado, y muy poca referencia hace al papel que deben desempeñar las instituciones estatales en lugar de poner multas de 2000 y 3000 pesos, de las que -reconoce el periodista- duelen. 

En un intento por reactivar la dañada economía cubana, los funcionarios del régimen acordaron la eliminación desde el 1 de octubre, del toque de queda vigente en La Habana y suavizar el confinamiento. Así lo anunció el gobernador de la capital, Reinaldo García Zapata, sobre una medida que se mantuvo todo el mes de septiembre, desde las 7:00 p.m hasta las 5:00 a.m. Y la prensa oficialista, como siempre, se hace eco de las opiniones gubernamentales. 

"No dudo que a las autoridades no les tiemble la mano para declarar cuarentena si no resultara el autocuidado y eso pusiera al país en una situación compleja", declara Alonso echando mano de eufemismos. "Y si en casa tiene adultos mayores tendrá que extremar los cuidados porque en ellos, demostrado está, el virus pasa de ser la gripe leve que algunos describen cuando tienen organismos fuertes, y van a "entornos mucho más complejos", detalla.

Alonso llega a decir que conoce de casos de personas enfermas que, aun conviviendo bajo el mismo techo, no han transmitido el virus a sus familiares, debido a que han extremado las medidas higiénicas. 

"Si usted se lava las manos con frecuencia, no se las lleva a la boca, usa el nasobuco, mantiene la distancia recomendada por los especialistas, no permite que le hablen encima; entonces no habrá virus que entre", destaca.
Esto lo dice el vocero de un régimen que a duras penas provee jabón y detergente al pueblo, y las colas para alcanzarlos son el día a día. 

Este discurso no es nuevo, sino que se ha venido manejando desde hace varios días. El presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, señaló el sábado último que los cubanos deben "aprender a convivir" con la COVID-19, que afecta a la isla desde hace siete meses.

Según el periódico oficialista Tribuna, esto lo expresó el funcionario del régimen en una reunión del CDP este fin de semana, donde además estuvo presente el gobernador de la capital, Reinaldo García Zapata, y el General de División, Ramón Pardo Guerra, jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil.

"Nos mantenemos en la etapa de trasmisión autóctona limitada con medidas flexibilizadas y debemos aprender a convivir con esta enfermedad enfrentándola, seguir creando percepción de peligro, pero a la vez producir, brindar servicios y desarrollarnos", añadió el jerarca sobre la flexibilización de medidas en esa ciudad.

 

Por su parte el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap), doctor Francisco Durán, reconoció el jueves 1 de octubre que relajar las medidas restrictivas en La Habana es algo riesgoso, pero afirmó que depende de la población frenar la propagación del coronavirus o no.

En su habitual conferencia matutina sobre la situación epidemiológica en el país, el médico se refirió a las medidas dadas a conocer la víspera en el programa oficialista Mesa Redonda por el gobernador de la capital cubana y vicepresidente del Consejo de Defensa Provincial.

“Riesgoso es, pero depende de nosotros”, opinó Durán sobre la relajación de las medidas restrictivas. “No podemos seguir dejando que sean otras personas y las medidas del gobierno las que resuelvan la enfermedad. Aquí en Cuba creo que queden pocos sin saber cómo cuidarse".