Castrismo: cubanos deben "aprender a convivir" con la COVID-19

En un intento por reactivar la dañada economía cubana, los funcionarios del régimen acordaron la eliminación desde el 1 de octubre, del toque de queda vigente en La Habana y ​​​​​​​suavizar el confinamiento
Castrismo: cubanos deben "aprender a convivir" con la COVID-19
 

Reproduce este artículo

El presidente del Consejo de Defensa Provincial (CDP) de La Habana, Luis Antonio Torres Iríbar, señaló este sábado que los cubanos deben "aprender a convivir" con la COVID-19, que afecta a la isla hace siete meses.

Según el periódico oficialista Tribuna, esto lo expresó el funcionario del régimen en una reunión del CDP este fin de semana, donde además estuvo presente el gobernador de la capital, Reinaldo García Zapata, y el General de División, Ramón Pardo Guerra, jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil.

"Nos mantenemos en la etapa de trasmisión autóctona limitada con medidas flexibilizadas y debemos aprender a convivir con esta enfermedad enfrentándola, seguir creando percepción de peligro, pero a la vez producir, brindar servicios y desarrollarnos", añadió el jerarca sobre la flexibilización de medidas en esa ciudad.

Además, Torres Iríbar mencionó que no se estimularán viajes a la playa, como se hizo erróneamente durante el verano, y quien desee ir debe hacerlo en vehículos privados, cumpliendo con medidas sanitarias.

En un intento por reactivar la dañada economía cubana, los funcionarios del régimen acordaron la eliminación desde el 1 de octubre, del toque de queda vigente en La Habana y suavizar el confinamiento.

Así lo anunció el gobernador de la capital, Reinaldo García Zapata, sobre una medida que se mantuvo todo el mes de septiembre, desde las 7:00 p.m hasta las 5:00 a.m.

García Zapata explicó en la Mesa Redonda de la semana anterior, que se continuará con el teletrabajo, pero a su vez que hay que reincorporar al trabajo "bajo la premisa de reactivar la producción y los servicios".

Se elimina también la suspensión de circular que le habían impuesto al transporte privado.

Además, sitios privados y estatales como restaurantes y cafeterías, podrán abrir al 50% de su capacidad. Permanecen cerrados bares y discotecas. 

Se autorizará el disfrute de las playas y las piscinas estatales y particulares, estas últimas utilizando el 30% de la capacidad.

Respecto a los cuentapropistas ambulantes, pueden moverse de un municipio a otro, ya que solo podían vender en su barrio este presente mes.

"Es todo un reto lo que viene ahora para La Habana", señaló el gobernador.

Por otro lado, se mantiene la prohibición de transporte interprovincial desde y hacia La Habana. Personas que se hayan quedado varadas allí, sus casos se valorarán por el Consejo de Defensa Provincial.

Asimismo continúa siendo de uso obligatorio la mascarilla.