Hambre y falta de higiene: denuncian malas condiciones de albergue en Sancti Spíritus
Cubanos aislados en un albergue en Sancti Spíritus por sospechas de ser positivos a la COVID-19 denunciaron las malas condiciones a las que están siendo sometidos, sin que las autoridades les hayan ofrecido una respuesta
Denuncian condiciones de albergue por COVID
 

Reproduce este artículo

Cubanos aislados en un albergue en Sancti Spíritus por sospechas de ser positivos a la COVID-19 denunciaron este lunes 26 de octubre las malas condiciones de alimentación e higiene a las que están siendo sometidos, sin que hasta el momento las autoridades les hayan ofrecido una respuesta convincente o una solución alternativa a su penosa situación.

“Los que estamos aquí sufriendo esta triste experiencia estamos consternados con la falta de atención, incluso ni los médicos quieren subir a los "albergues" donde nos tienen, casi 30 personas, niños desde dos hasta 14 años, mujeres y hombres (donde hay personas mayores), todos utilizando el mismo baño, carecemos de toda higiene, pues nadie sube a limpiar”, escribió en Facebook la usuaria identificada como Lianny Enríquez.

Residente en Trinidad, en la referida central provincia, según consigna su perfil en la red social, Enríquez detalló que además de una pésima higiene, en el albergue están sufriendo por la alimentación que les están dando.

“No voy a caer en especificidades, pero es un asco en general y bien poca, y en ocasiones no dan ni merienda, además de que no tienen consideración con niños pequeños que hay aquí”, expuso.

Según su denuncia, los cerca de 120 aislados en el politécnico de la Salud de Sancti Spíritus tuvieron una espera de más de 24 horas, con “súplicas de explicaciones y atención”, para que hicieran los primeros PCR a algunas personas.

“Nosotros sabemos que las personas que están atendiéndonos tienen que seguir "protocolos establecidos", pero hablamos de conciencia, de humanidad, de solidaridad y es lo menos que hemos visto aquí”, se quejó Enríquez, al tiempo que lamentó que sus “vigilantes” no cooperaran para hacerles llegar los alimentos que familiares les estaban haciendo llegar en jabas selladas.

“Cuando acudimos por respuestas a los directivos de la entidad, nos llamaron a la policía para recibir amenazas de multas de 3000 pesos y nos cerraron como "reclusos", con esposas plásticas en la puerta principal”, lamentó en su relato de una escena que más bien parece un encierro forzoso que un aislamiento voluntario por sospechas de COVID-19.

“Si no tenemos las condiciones adecuadas para cumplir un aislamiento de este tipo por virus (que parece más una evacuación por ciclón), es la realidad, por qué no valoran la posibilidad de mantener a las personas aisladas en sus viviendas, realizar allí el PCR y de dar éste positivo, entonces ingresar al positivo. Creo que tantas personas no podemos estar equivocadas y así pensamos todos los q estamos aquí”, cuestionó en su queja la trinitaria.

“Quieren formular denuncias absurdas de 3000 pesos de multa por propagación de epidemia si uno se niega a este encierro, mas no tienen en cuenta que dadas las "no condiciones" para un adecuado aislamiento y cumplimiento de medidas higiénico-sanitarias de aquí, son quienes están propagando epidemia, pues aquí estamos todos expuestos, sin conocer quién está positivo”, subrayó, para concluir reafirmando su llamado a que las autoridades intervengan y solucionen tan lamentable situación.

Desde el inicio de la pandemia en Cuba, cubanos aislados en los centros habilitados por el régimen han denunciado las malas condiciones de alimentación e higiene de los mismos.

En la actual fase epidemiológica, el primer ministro del régimen precisó que ya no se llevarían tantos pacientes a dichos centros, entre otros factores porque suponían una carga económica por cuanto había que garantizárseles varias comidas al día.

De tal suerte, los cubanos que regresen del exterior y aquellos que sean contactos de casos positivos deberán autoconfinarse en sus hogares por 15 días, hasta que un examen o el tiempo determinen su no positividad a la enfermedad pandémica.

Casos como el que viven los cubanos confinados en el politécnico espirituano, según la denuncia de Enríquez en Facebook, se supone entonces son puntuales en el actual escenario, aunque, a juzgar por lo expuesto, no exentos de las mismas carencias y malas condiciones.