Gritan “Patria y Vida” en acto de repudio al poeta Rafael Vilches

Un “acto de repudio” organizado en Las Tunas contra el poeta y periodista independiente Rafael Vilches Proenza, fue interrumpido por gritos de “Patria y Vida”
 

Reproduce este artículo

Un “acto de repudio” organizado en Las Tunas este jueves en la noche contra el poeta y periodista independiente Rafael Vilches Proenza, fue interrumpido por gritos de “Patria y Vida” en apoyo al intelectual disidente.

Alrededor de las 8 de la noche del 28 de octubre, denunció en Facebook: “va a dar inicio un acto de repudio contra mí, Rafael Vilches Proenza, escritor independiente cubano. Por parte de la dictadura. PATRIA y VIDA”.

Un video filmado por Vilches, quien apoya públicamente la Marcha Cívica por el Cambio del 15 de noviembre y otras iniciativas contestatarias, muestra un reducido grupo de personas a pocos metros de su vivienda realizando un mitin político en su contra.

Se escucha la voz de una señora mayor, quien a nombre de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR) aseguró que no se dejarían “provocar por los grupúsculos contrarrevolucionarios”. Sobre la manifestación convocada para el 15 de noviembre, repitió las justificaciones oficiales para declararla ilícita.

La partidaria del castrismo en su arenga dijo que “la Constitución de la República tiene muy claros sus preceptos, que no a nadie el derecho de obrar a favor de los intereses de una potencia extranjera ni a poner en riesgo la estabilidad ciudadana”.

Según la oradora “adscribirse a un proyecto anexionista es anticonstitucional, ilegítimo e inmoral. La marcha anunciada constituye una provocación”.

Hacia el final del acto, un transeúnte increpó a los castristas y gritó la consigna antigubernamental “Patria y Vida”. El poeta Vilches y su familia respondieron al apoyo voceando también el lema opositor.

El periodista y académico José Raúl Gallego publicó el video y denunció en sus redes sociales que “con un lenguaje agresivo e insistiendo en llamar mercenarios a los organizadores de la marcha del 15N, el régimen ha organizado este acto de repudio al lado de la casa de Rafael Vilches”.

“Después de varios minutos de ofensas y amenazas, alguien gritó Patria y Vida y fue increpado por estas personas, con la impunidad que da saberse amparado por un poder abusivo, que autoriza e incita a reprimir a quien disiente y se atreve a expresarlo. La policía intervino para llevarse a la persona que gritó y continuó el acto de repudio”, añadió Gallego.

“¡¡¡¡Son tan pero tan pero tan mediocres!!!! ¡¡¡¡Que le temen a la poesía!!!! ¡¡Vilches es un Poeta!!”, comentó la escritora María Matienzo en el post de Gallego.

La internauta Sandra Gámez criticó a quienes participaron en el acto de repudio: “realmente no concibo que a estas alturas existan gentuza como esas que se presten para esa desvergüenza. Al final del día, ¿qué es lo que defienden? ¿No se dan cuenta de la diferencia abismal que hay entre ellos y los descarados esos que mal gobiernan ese país? No sé cómo pueden, con el hambre, el churre y la mala figura que tienen, enfrentarse con sus hermanos que al final todos están pasando las mismas necesidades”.

El psiquiatra cubano Emilio Artaga, miembro del Gremio Médico Cubano Libre, calificó de “fascismo” los ataques contra Rafael Vilches, quien ha denunciado en los últimos días que se encuentra vigilado por la policía política.

El 15 de octubre la emprendedora y activista cubana Saily González Velázquez, una de las promotoras de la marcha cívica en la ciudad de Santa Clara, también denunció en sus redes sociales un acto de repudio organizado en su contra por el gobierno. El 22 de este mes, lanzaron basura y aves muertas contra el domicilio en La Habana del fundador de Archipiélago, Yunior García Aguilera, principal impulsor de la manifestación del 15N.

Según el historiador, escritor y profesor cubano Abel Sierra Madero, “los actos de repudio son prácticas violentas e institucionalizadas en Cuba. Son rituales gestionados por el Estado contra personas indefensas”. El ensayista sostiene que, contrario a lo que muchos creen, “se implementaron en la década de 1970, mucho antes del éxodo del Mariel”.