Fariñas sobre Marcha Cívica por el Cambio: “necesitan solidaridad”

Guillermo “Coco” Fariñas dijo que los activistas de la Marcha Cívica por el Cambio del 15 de noviembre, “necesitan solidaridad” para enfrentar las presiones del régimen cubano
Guillermo Fariñas, opositor cubano
 

Reproduce este artículo

El reconocido opositor cubano Guillermo “Coco” Fariñas dijo este lunes 11 de octubre que los activistas promotores de la Marcha Cívica por el Cambio, convocada para el 15 de noviembre, “necesitan solidaridad” para enfrentar las presiones del régimen.

“Estemos de acuerdo o no con la convocada Marcha 20N/15N, esos compatriotas ante la represión contra ellos necesitan Solidaridad”, expresó Fariñas, líder del Foro Antitotalitario Unido (Fantu) y “Premio Sájarov” a la Libertad de Conciencia del Parlamento Europeo.

Decenas de ciudadanos en La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Nuevitas (Camagüey), Las Tunas y Guantánamo, entre otras localidades, firmaron documentos que notifican a las autoridades la intención de marchar demandando respeto a los derechos humanos y a favor de la libertad para los presos políticos. La iniciativa surgió en el grupo Archipiélago, fundado por el dramaturgo y actor Yunior García tras las protestas antigubernamentales del 11 y 12 de julio último.

Archipiélago decidió adelantar para el 15 de noviembre la manifestación pacífica planificada inicialmente para el 20 de noviembre, a raíz de la decisión del régimen de nombrar el 20 de noviembre como “Día de la Defensa Nacional” y movilizar tropas militares y paramilitares desde el 18.


García dijo que esta iniciativa es un “derecho humano y constitucional y quien estaría cometiendo un crimen es el Estado si se niega a que los ciudadanos nos manifestamos”.

El Consejo para la Transición Democrática en Cuba (CTDC) apoyó el cambio de fecha de la marcha cívica. “Asumimos el cambio de fecha. Lo importante y fundamental es el ejercicio de los derechos ciudadanos”, señaló el CTDC.

Este lunes autoridades municipales del régimen citaron a representantes del colectivo de firmantes de las cartas enviadas para notificar la marcha, supuestamente para “dar respuesta oficial a dicha convocatoria ciudadana”, informó en redes sociales la activista Daniela Rojo.

La reunión tendrá lugar este martes 12 de octubre en la Habana Vieja, Consolación del Sur, Santa Clara, Cienfuegos, Nuevitas, Las Tunas, Holguín y Guantánamo.

 

Régimen presiona contra marcha cívica

En días recientes se reportaron varias denuncias de acoso, detenciones y amenazas a quienes firmaron a favor de las manifestaciones.

Manuel Cuesta Morúa, vicepresidente del CTDC fue arrestado a finales de septiembre por la policía política. Un agente de la Seguridad del Estado le dijo que “estuviera listo” porque tomarían las medidas necesarias para impedir la protesta.

El sábado 2 de octubre, desde Holguín, el médico Manuel Guerra denunció, en una transmisión en vivo por Facebookpresiones de las autoridades sobre los firmantes de las cartas entregadas para notificar las manifestaciones.

Guerra, quien fue detenido arbitrariamente este fin de semana, calificó los actos represivos e interrogatorios como una “campaña de intimidación” que es además de carácter ilegal.

Agregó sobre quienes coaccionan a los promotores de la marcha, que “no son para nada revolucionarios, están obrando al nivel de hampones de una mafia organizada y nos están privando de nuestros propios derechos constitucionales”.

El activista Dariem Columbié fue detenido el 5 de octubre cuando se dirigía a la sede del gobierno de Santiago de Cuba, para solicitar permiso de manifestación.

El castrismo también respondió a quienes se organizan para manifestarse con varios textos contra Yunior García, algunos publicados en el medio oficialista Razones de Cuba.

En uno de los artículos tildan al joven artista de representar el papel de “nuevo 'mesías' de la contrarrevolución interna”, y lo acusan de “traidor” que, tras beneficiarse de las instituciones culturales, es capaz de “vender a los suyos por tan poco”. Según Razones de Cuba, la convocatoria a la marcha pacífica “afecta directamente a la seguridad de la nación”.