Estibadores de Sancti Spíritus: aumenten salarios o no trabajamos
"O nos mejoran el pago o el arroz no llega a las bodegas, así de sencillo. No cargamos ni un saco más con este salario", advirtió uno de los trabajadores
Foto: 14ymedio. El Centro de Carga del Ferrocarril en Sancti Spíritus, que nutre a la bodega, las tiendas en pesos y las de MLC.
 

Reproduce este artículo

Los estibadores del Centro de Carga y Descarga de la provincia cubana de Sancti Spíritus exigen al régimen una revisión de su actual modalidad de contrato, que en el marco de la nueva estructuración económica por la llamada Tarea Ordenamiento, solo les permite alcanzar de sueldo mensual unos 500 o 600 pesos.

De acuerdo a un reporte publicado por 14ymedio los trabajadores cobran “cada saco que carguen en 0,50 pesos y su sueldo depende de la cantidad de costales que puedan mover cada mes, en fuerte declive por la recesión económica que atraviesa el país”.

Uno de los empleados explicó al citado medio independiente: “"En estos momentos de crisis por la pandemia, no está entrando la cantidad de mercancía que en otros años". "Cuando uno saca su cuenta por dos o tres casillas de tren [vagones de carga] que entran semanales, escasamente llegamos a los 500 o 600 pesos de sueldo cada mes. Con eso no hay quien viva", afirmó.

Los estibadores del Centro de Carga y Descarga espirituano tienen una modalidad de contrato conocida como "a destajo", que no incluye un salario básico mínimo de 2.100 pesos, como sí ocurre en otras entidades estatales, detalló 14ymedio.  

En la isla, expresar las inconformidades en el sector laboral generalmente es interpretado como insubordinación y conlleva a represalias. Lo que en cualquier país es un derecho sindical, en el castrismo es visto como “desobediencia” y enfrentamiento a la “excelsa” revolución “por y para el pueblo”: una leyenda de la narrativa oficial.

No obstante, un grupo de estibadores se reunió el pasado viernes con directivos de la Empresa de Ferrocarriles Centro para exigir un nuevo pago y explicar sus inquietudes. De acuerdo al reporte de 14ymedio, “los empleados aseguraron que de no encontrar una solución justa, dejarán de trabajar y recordaron a los funcionarios la importancia de su labor para el suministro de alimentos en toda la provincia”.

"O nos mejoran el pago o el arroz no llega a las bodegas, así de sencillo. No cargamos ni un saco más con este salario", advirtió uno de los empelados presentes en la reunión.

Otro de los estibadores añadió: "No sabemos siquiera la escala salarial en la que entramos y si contamos con un salario básico porque nadie nos ha explicado eso. Hasta ahora no lo teníamos pero solo con el pago a destajo no tiene sentido venir aquí cada día". El trabajadore, afirmó además, que tampoco cuentan con un representante que los guíe ni con una sección sindical.

14ymedio refirió que en la mencionada reunión, los funcionarios castristas “determinaron elevar una propuesta a la empresa ferroviaria”. En Cuba, en este tipo de trámites “elevar” las  proposiciones, significa, por lo general, que se esfumen antes de que se concrete una solución.

Los estibadores contaron también que en la empresa les exigen trabajar todos los días de la semana sin días de descanso y que no cuentan con los medios de protección (caretas, guantes, ropa adecuada para manipular determinadas sustancias...) necesarios para sus labores.

Otra de las mayores preocupaciones de los trabajadores radica en la disminución de las mercancías que llegan. Una fuente administrativa indicó a 14ymedio que en 2012, el Centro recibía más de 5.000 toneladas mensuales, pero actualmente esa cifra ha descendido a menos de un tercio, explica a este diario.

"La disminución no solo ha estado en los productos de importación o que llegan desde otras provincias, sino también en los facturados en el territorio como la compota para niños, el papel y el tabaco en rama", precisó uno de los estibadores.

 A finales de diciembre de 2020, también llegaron a ADN Cuba denuncias sobre trabajadores de los puertos de La Habana y Santiago de Cuba, que se encontraban en una especie de huelga laboral, por falta de pagos.

Estos empleados estarían además inconformes con sus nuevos salarios a partir de la unificación monetaria.

Se explica que los trabajadores del puerto ganarían unos 2,420 pesos cubanos, mientras que los de oficinas tendrían un salario base de 4,000 pesos cubanos sin trabajar ni fines de semana ni festivos.