Preuniversitario en Cuba lleva nombre de dictador coreano

El Instituto Preuniversitario Urbano “Kim Il-sung” no se encuentra en Pyongyang, sino en La Habana. Es un regalo simbólico del castrismo a uno de sus aliados comunistas en Asia
Instituto Preuniversitario Urbano “Kim Il-sung” en La Habana
 

Reproduce este artículo

El Instituto Preuniversitario Urbano “Kim Il-sung” no se encuentra en Pyongyang, la capital Corea del Norte, sino en la principal ciudad de Cuba. Es un regalo simbólico del régimen castrista a uno de sus aliados comunistas en Asia.

“Aunque te parezca descabellado… esto existe y está en La Habana”, escribió en Twitter Norges Rodríguez, activista y director del medio independiente YucaByte.

Rodríguez compartió varias fotos de la escuela ubicada en el empobrecido barrio de Mantilla, del municipio habanero de Arroyo Naranjo. En las imágenes se ve a los alumnos recibiendo teleclases en un aula presidida con cuadros alegóricos al “amado Líder” norcoreano, fundador de la dinastía comunista que gobierna ese país desde 1945.


La dirección del preuniversitario “Kim Il-sung” creó una página en la red social Facebook, donde reproducen el lenguaje marcial y el adoctrinamiento común a ambos regímenes.

Uno de sus últimos posts rechaza la convocatoria a la ilegalizada Marcha Cívica por el Cambio. “Hoy 15 de noviembre se desarrolla en nuestro centro un Acto Político Cultural para reafirmar una vez más nuestro compromiso con la revolución cubana, hoy tenemos Patria y defendemos la vida por lo que seguimos siendo de Patria o Muerte”, se lee en la publicación que muestra a los estudiantes formados en la plaza.

El centro fue inaugurado en el antiguo castillo de Averhoff, para iniciar el curso escolar 2011-2012. Ena Elsa Velázquez, ministra de Educación, presidió el acto, informó la prensa estatal que llamó al dictador asiático un “patriota y líder de la Revolución en la República Democrática Popular de Corea”. Según el diario oficialista Juventud Rebelde, el preuniversitario inició con una matrícula de 1 124 estudiantes.

Pero incluso en un espacio como este, donde no faltan las frases y las fotografías de los tiranos fundadores Kim Il-sung y Fidel Castro, hay efímeras muestras de disidencia. Hace un año el profesor Drian Adonis Arias Guirado, licenciado en Español Literatura, lamentó la desatención del gobierno cubano hacia su gremio.

El maestro publicó en Facebook imágenes de un almuerzo que le dieron: una bandeja con pan, arroz, frijoles y un puré, poca comida y en malas condiciones.

“Excelente y merecido almuerzo recibimos hoy los profesores del preuniversitario KIM IL SUNG y los trabajadores del Municipio de Educación de Arroyo Naranjo, el plato fuerte es el pan, para los que lo piensan que me lo comí. Proporcional a este almuerzo son las ganas de dar clases y trabajar”, escribió con sarcasmo Arias Guirado. Poco después el post despareció de la red social.

Los gobiernos de Norcorea y Cuba mantienen estrechas relaciones. El pasado 20 de abril, Kim Jong-un felicitó al general Raúl Castro por el “exitoso desempeño” del 8vo Congreso del Partido Comunista.

“Estoy muy contento por su incansable dirección y firme garantía de asegurar la continuidad de la causa socialista cubana de una generación a la otra”, señaló Kim en un comunicado oficial.

“Estoy seguro de que el Partido Comunista de Cuba y el pueblo cubano defenderán cabalmente el precioso legado de los revolucionarios veteranos, unidos firmemente en torno a Miguel Díaz-Canel, y lograrán grandes éxitos en sus luchas por construir un Estado socialista próspero”, agregó.

En Corea del Norte las figuras de Kim Il-sung, su hijo y sucesor Kim Jong-Il y el nieto Kim Jong-un, disfrutan de un estatus divino propiciado por un culto a la personalidad. Uno de los mitos más increíbles y extendidos, es el que atribuye a Kim Il-sung la habilidad de teletransportarse, un “poder” que habría heredado su descendencia.

Recientemente, ante la imposibilidad de sostener en el mundo moderno tales bulos, el periódico oficial Rodong Shinmun reconoció que no es cierto que el fundador tuviera la capacidad de usar la técnica chukjibop: “plegar el espacio” como los luchadores que se teletransportan en las películas de Kung Fu.