En medio de la pandemia capturan más de 400 caracoles africanos en Las Tunas
Capturan en Las Tunas más de 400 ejemplares del caracol gigante africanos una plaga a la que se le ha dejado de lado debido al coronavirus pero que continúa amenazando varias localidades cubanas como especie invasora
En medio de la pandemia capturan más de 400 caracoles africanos en Las Tunas
 

Cuando el país se prepara para entrar en la etapa de normalidad en el enfrentamiento a la COVID-19, este 17 de junio fue noticia la captura en los últimos días de más de 400 ejemplares del caracol gigante africanos en la provincia Las Tunas.

"Más de 400 ejemplares del caracol gigante africano fueron capturados en los últimos días, poniéndole fin a un largo período en el que no se había reportado estas especies en el territorio", según un artículo publicado por el estatal Periódico 26.

Según este medio de prensa, especialistas de la provincia vinculados con el estudio del molusco, "el hallazgo responde al rebrote de estos moluscos, favorecidos por las condiciones climáticas y las recientes precipitaciones ocurridas en esta región".

Al respecto María del Carmen Pupo Chiong, bióloga del Departamento de Entomología Médica del Centro Provincial de Higiene y Epidemiología, declaró al Periódico 26 que otra de las causas que ha incidido en el rebrote del gigante africano está relacionada con el enyerbamiento de zonas desocupadas y sitios donde puede proliferarse este enemigo de la naturaleza y el hombre.

Recordemos que ejemplares del caracol fueron detectados en la provincia Las Tunas solo en el reparto Velázquez, de la ciudad capital, a inicios del pasado año y en ese momento se logró controlar el brote de los más de nueve mil ejemplares, lo que permitió que esta plaga no llegara a otros repartos ni municipios de ese territorio oriental.

María del Carmen agregó que "ante esta situación se hace imprescindible que la comunidad, con el apoyo de las autoridades sanitarias concernientes se encuentren en completa vigilancia del posible desarrollo de este animal, que es muy poco perceptible en sus primeras semanas de vida".

El caracol gigante africano está considerado entre las 100 especies exóticas invasoras más perjudiciales del planeta, provoca afectaciones a la agricultura y a la salud, respecto a esto último hay que tener en cuenta que ante su presencia se debe evitar el contacto directo, ya que puede estar contaminado con larvas de Angiostrongylus cantonensis, un parásito pulmonar de las ratas y también en los humanos, causa frecuente de la meningoencefalitis eosinofílica.

Al final de su artículo el Periódico 26 precisa, que como parte del enfrentamiento al molusco, "a través de las direcciones municipales de la Agricultura en el territorio se realizan trabajos de vigilancia y rastreo en todas las entidades del este sector por la parte fitosanitaria y pecuaria, y hasta el momento no se ha reportado la presencia del caracol en áreas agropecuarias".