Plaga de caracol gigante africano activa la Defensa Civil en Mayabeque
El aumento del nocivo caracol gigante africano, hizo saltar las alarmas en Mayabeque, provincia vecina de La Habana, al punto de movilizar a las autoridades del régimen
Una personas sostiene en su mano un Caracol gigante africano. Foto: Tomada de Canal Caribe
 

Reproduce este artículo

El aumento del nocivo caracol gigante africano, hizo saltar las alarmas en Mayabeque, provincia vecina de La Habana, al punto de movilizar a las autoridades del régimen.

Según el periódico del Partido Comunista en ese territorio, “teniendo en cuenta la rápida dispersión y reproducción del Caracol Gigante Africano en el territorio nacional y específicamente en varios municipios de nuestra provincia, así como lo dañino que puede ser para la salud humana y para la agricultura esta especie invasora, el Consejo de Defensa Provincial (CDP) ha tomado diferentes acuerdos que deberán implementarse para contrarrestar el molusco en la comunidad”.

Según la información de la Defensa Civil, citada por el medio de prensa oficialista, “dentro de la estrategia de enfrentamiento, el CDP orienta llevar a cabo en cada territorio la capacitación de los principales cuadros [dirigentes] designados para enfrentar la propagación del Caracol Gigante Africano, instruir a la población, mediante audiencias sanitarias, por el personal capacitado en las comunidades donde se han identificado, aumentar la vigilancia en cada territorio para realizar la recogida de los mismos lo más pronto posible, antes de su reproducción, y ante la aparición de nuevos focos, informar de inmediato al Grupo de Defensa Civil del CDP”.

El objetivo es “el control de esta especie invasora exótica (…), debido a su naturaleza portadora de parásitos dañinos para el ser humano y las producciones [agrícolas]”.

Las autoridades del régimen insisten “en colectar el caracol con el uso de guantes o bolsas de nailon para proteger las manos y evitar el contacto directo”.

Además, se debe destruir la concha y enterrarlos o arrojarlos a la basura, siempre en una bolsa hermética. Quemarlos de manera segura en algún recipiente sin que haya peligro de que se genere un incendio y sumergir los caracoles en una solución de sal o cal (tres cucharadas por litro de agua) durante 24 horas. Luego, enterrar los restos o arrojarlos a la basura, siempre en una bolsa hermética.


En medio de la compleja situación epidemiológica en Cuba por la propagación de la COVID-19, no solo el occidente del país se ve amenazado por el caracol invasor. El medio estatal de Las Tunas, Periódico 26, reportó sobre un nuevo rebrote en ese oriental territorio.

Este molusco está considerado entre las 100 especies exóticas invasoras más perjudiciales del planeta, y según la información emitida, en Las Tunas se han capturado más de 18 mil ejemplares desde mayo del 2019 y hasta el cierre de agosto del presente año. En el reparto Velázquez de la ciudad cabecera es donde se ha descubierto la mayoría.

La periodista oficialista Yenima Díaz, publicó un reporte donde aseguró que “las cifras asustan (…) en el territorio se colectaron 18 mil 715 ejemplares, según Reinier García Valverde, director de la Estación Territorial de Protección de Plantas en el municipio cabecera. Pero la lógica señala que son más. Muchos pobladores los matan y no lo informan. Otros los dejan pasar por diferentes motivos. Y la razón que más influye es lo que vio esta reportera el sábado 26 de septiembre: en aproximadamente 30 minutos, se capturaron más de 300”.