Científico cubano asegura que el caracol gigante africano es comestible
Un video viral en el que un cubano cocina el caracol ha levantado la polémica sobre estos animales, que pueden tener alta carga infecciosa.
Científico cubano asegura que el caracol gigante africano es comestible
 

Reproduce este artículo

Un científico cubano aseguró que el caracol gigante africano puede ser comestible a pesar de que crudo puede causar afectaciones en la salud humana.

Según un reciente reporte realizando por la revista Juventud Técnica, "si el caracol gigante africano se cocina bien, no habría problema en comerlo".

“Si se cocina bien, mejor en olla de presión, no existirá ningún inconveniente. De hecho, constituye un plato degustado en Europa y América del Sur”, explicó el Dr. Antonio Vázquez, especialista del laboratorio de Malacología del Departamento de Control de Vectores del Instituto de Medicina Tropical “Pedro Kourí” de La Habana.

Álvarez advirtió que el molusco no puede comerse crudo, en cebiche, porque así "podría trasmitir el nemátodo que ocasiona la meningoencefalitis eosinofílica en humanos”.

También llamó a los cubanos a ser cuidadosos porque en la Isla ”no hay una cultura arraigada en el consumo de caracoles”.

El Dr. Vázquez emitió estas declaraciones luego que un video viral mostrase cómo un cubano cocina y se come un caracol gigante africano.

El video ha generado numerosas reacciones y preocupaciones sobre la posible transmisión de enfermedades asociadas al consumo del molusco.
 

 

Ante estas dudas, el científico aseguró que el caracol no provoca bronquitis ni es tóxico o venenoso, pero sí es un “animal dañino“ debido a que es “el mejor vector“ del Angiostrongylus cantonensis, parásito que causa meningitis eosinofílica, una peligrosa enfermedad que puede incluso ser mortal.

La infección ocurre cuando los humanos ingieren larvas de tercer estadio, al llevarse las manos a la boca después de tocar los moluscos o por la ingestión cruda o mal cocinada de productos vegetales frescos contaminados por las secreciones de los caracoles.

“Su gran tamaño permite acoger a un mayor número de larvas infectantes, por lo cual la probabilidad de infectarse con él es superior“, comentó el especialista.

El Caracol Gigante Africano llegó a Cuba desde 2014, al parecer asociado a las prácticas religiosas afrocubanas, y desde entonces, gracias al húmedo clima del país, beneficioso para su especie, ha sido localizado en 12 provincias de la Isla, y se considera una amenaza para la sanidad vegetal, la salud humana y la biodiversidad del país.

La especie puede llegar a afectar hasta 250 especies de plantas, por su alta voracidad, y a su vez, afecta a otras especies animales al constituir una competencia en la búsqueda de alimentos.

Pueden accidentalmente infectar al hombre y provocarle meningoencefalitis eosinofílica.

En Cuba aún no se reporta de manera oficial ningún paciente con meningitis a partir del caracol gigante africano, pero sí se han comprobado animales con alta carga infecciosa.

En los últimos años el molusco, una de las cien especies dañinas “más invasivas“ del mundo, se ha multiplicado muchas zonas de la isla, aunque el régimen mantiene una campaña para erradicarlo.