Detectan al Caracol Gigante Africano en el Vedado Habanero
​​​​​​​La joven artista cubana Claudia Bosch contó a través de su perfil de Facebook que un amigo suyo acababa de encontrar ejemplares de Caracol Gigante Africano en la concurrida esquina de 23 y G, en el Vedado habanero.
Detectan al Caracol Gigante Africano en el Vedado Habanero

La joven artista cubana Claudia Bosch contó a través de su perfil de Facebook que un amigo suyo acaba de encontrar ejemplares de Caracol Gigante Africano en la concurrida esquina de 23 y G, en el Vedado habanero.

En G y 23!!! Caracoles Africanos. Terrible chicos laven bien lo que se lleven a la boca, que esto es una plaga”— así comenzó la publicación de Claudia y en la que también da una explicación de quién es este molusco y cuán perjudicial puede llegar a ser para los seres humanos y el ecosistema.

Con más de cinco años de presencia en Cuba, luego de que fuera detectado por primera vez en 2014, aún no se sabe a ciencia cierta cómo llegó el caracol gigante africano, aunque se presume fue introducido al país por colaboradores cubanos que cumplían algún tipo de servicio en el continente africano, para utilizarlo en rituales de santería.

Un usuario de Facebook, vecino de la calle G, Pepe Gavilondo, comentó en la publicación de Claudia Bosch y lamentó la presencia de este molusco en las inmediaciones de su vivienda. De igual manera el usuario Alfredo Felipe Prez Contreras dijo que el caracol también se encuentra en 21 y 4.

 

Hay que añadir que la calle G, sobre todo la esquina de 23, es un lugar muy concurrido por las noches. En él se concentra buena parte de los jóvenes habaneros que no tienen un mejor lugar de reunión, y que a falta de bancos muchos de ellos se sientan en paseo o en el césped

El caracol, originario del África tropical, es una especie hermafrodita poseedora de un nivel elevado de reproducción y crecimiento, algo que hace prácticamente imposible su erradicación una vez que ha alcanzado su edad reproductiva. Su presencia en las Antillas data de la década de los 80 del siglo pasado. Actualmente se le puede encontrar en todas las zonas tropicales de la tierra.

Este molusco además de ser considerado una especie invasiva, es hospedero de nematodos, parásitos conocidos como gusanos redondos, capaces de causar enfermedades muy peligrosas para el ser humano, entre las que se destacan la meningoencefalitis eosinofílica y la angiostrongiliasis abdominal en humanos. Asimismo, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), lo incluyó en su lista de las 100 especies dañinas más invasivas del mundo.

En más de cinco años de presencia en Cuba las autoridades sanitarias no han encontrado una solución para esta plaga, la cual, a pesar de ser vegetariana, puede comer prácticamente de todo, lo que le va a permitir sobrevivir en cualquier región del país.