“Las cifras asustan”: atrapan más de 18 mil caracoles africanos en Las Tunas
Desde mayo del 2019 hasta el cierre de agosto del presente año, se han capturado más de 18 mil 715 caracoles gigantes africanos en el municipio cabecera de Las Tunas. Periodista oficialista señala que “son más”, “en aproximadamente 30 minutos, se capturaron más de 300”
“Las cifras asustan”: atrapan más de 18 mil caracoles africanos en Las Tunas
 

Reproduce este artículo

En medio de la compleja situación epidemiológica en Cuba por la propagación de la COVID-19, el semanario estatal de la provincia de Las Tunas, Periódico 26, reportó sobre un nuevo rebrote del caracol gigante africano (CGA) en este oriental territorio.

Este molusco está considerado entre las 100 especies exóticas invasoras más perjudiciales del planeta, y según la información emitida, en Las Tunas se han capturado más de 18 mil 715 ejemplares desde mayo del 2019 y hasta el cierre de agosto del presente año.

En el reparto Velázquez de la ciudad cabecera es donde se han descubierto la mayoría de los ejemplares del peligroso molusco, según se indica en el sitio web de Periódico 26.

La periodista oficialista Yenima Díaz Velázquez, publicó un reporte en la página oficial de Facebook del periódico estatal tunero, donde refirió: “Desde que el caracol gigante africano llegó a Las Tunas ha sido mucha la preocupación del pueblo, especialmente de los vecinos del Consejo Popular 6, donde fue avistado por primera vez en esta ciudad. Corría el mes de mayo del 2019 y la alarma se desató en los alrededores del organopónico Victoria de Girón, donde se detectaron 12 animales”.

Díaz Velázquez, detalló que “poco después aparecían más, en la Calle 66 del reparto Velázquez, muy cerca del lugar. Luego se encontraron a un costado de la piquera de los coches, en la intersección de la avenida 2 de Diciembre con la calle Primero de Enero. Y también, una cuadra más allá, muy cerca del círculo infantil Volodia”.

“Las cifras asustan. (…) en el territorio se colectaron 18 mil 715 ejemplares, según Reinier García Valverde, director de la Estación Territorial de Protección de Plantas en el municipio cabecera. Pero la lógica señala que son más. Muchos pobladores los matan y no lo informan. Otros los dejan pasar por diferentes motivos. Y la razón que más influye es lo que vio esta reportera el sábado 26 de septiembre: en aproximadamente 30 minutos, se capturaron más de 300”, precisó Díaz Velázquez.

En las cercanías del hogar de Roberto Reyes Suárez está una de las mayores concentraciones del caracol gigante africano en esta localidad.

“Todos los días capturo, por las mañanas y las tardes. Pero, cuando llueve, la jornada siguiente es espantosa. Se suben por el tronco de las plantas, hasta de la de coco. Imagina, hace poco mi hija contó 36 en un metro de ese cocotero; parecía un arbolito de navidad. Esa vez recogí 350. Y antier, junto a otro compañero, amontonamos 540 en un rato. Luego les dimos el tratamiento indicado. Me incorporé a la actividad desde el inicio porque es un animal muy peligroso. Y puedo asegurarle que hay muchísimos, debajo de las piedras y entre la maleza”, comentó a Periódico 26.

Por su parte, Lázaro Reynaldo Ayala, también residente en la zona, añadió:  

“Por las mañanas salgo al patio de mi casa y es raro el día que no recoja entre 40 y 50. Los echo en cal o en sosa cáustica, en lo que tenga, para neutralizarlos. Después abro un hueco y los entierro. Eso hay que cogerlo a tiempo porque trae epidemias y enfermedades. Ahora estamos luchando contra la Covid-19 y no deberíamos estar en un futuro enfrentado a otra pandemia, si la podemos controlar desde ya, cuando la especie está localizada en pocos lugares”.

“¿Qué pasará en el municipio de Las Tunas si el caracol gigante africano se muda a otros repartos? ¿O si llega a áreas de interés agrícola?”, cuestionó la reportera oficialista.

El caracol gigante africano es un agente contaminante de las larvas de Angiostrongylus cantonensis, parásito pulmonar de las ratas; que también causa en los humanos la meningoencefalitis eosinofílica; y también puede perjudicar a la naturaleza.