El “infierno de Morón”: youtuber relata lo que pasa en un hospital cubano

Un youtuber cubano cuenta el infierno que vive junto a su familia por el colapso del hospital de Morón, Ciego de Ávila
El youtuber cubano cuenta el infierno que vive junto a su familia por el colapso del hospital de Morón, Ciego de Ávila
 

Reproduce este artículo

El youtuber cubano, conocido como "Obdiel TeInvita" denunció en redes sociales la tragedia de la que fue víctima su familia, tras contraer COVID-19 y ser ingresados en el hospital "​Roberto Rodríguez Fernández" del municipio Morón, provincia Ciego de Ávila.

Quien primero comenzó con síntomas fue su sobrina de ocho meses y luego sus padres.

"Mi madre estuvo muy mal, deshidratada y llegó al hospital de Morón en muy malas condiciones. Allí tres doctores, una enfermera y cientos de pacientes, hacinados, fatigados, otros asfixiándose, otros falleciendo y nosotros mirando. Llegamos a las 8:30 a.m y le colocaron el suero a la 1:00 p.m.  El estrés ni se diga, falta de oxígeno, la agonía de caerle detrás al médico para que la atendieran (no se podía, había que decidir a quién atender primero). Horas y horas de pie porque los bancos eran camas, caminando detrás de la enfermera que vuelta loca no sabía qué hacer. Gritos van y gritos vienen, familias destruidas y a mi modo de ver más por falta de atención y poca capacidad de respuesta y recursos", contó en Facebook.

Posteriormente tuvo que regresar al centro médico con su esposa, quien padece cólicos nefríticos cólicos nefríticos debido a una infección por la bacteria Escherichia Coli.

"Cuatro días como los aborígenes o negros africanos, a hierba e infusión, sin antibióticos, sin nada para bajar la fiebre, sin un termómetro siquiera. Hoy 7:30 p.m mi esposa comienza a temblar y además aparece dolor en el pecho y no podía respirar bien. Salimos corriendo para el INFIERNO DE MORÓN, al llegar a Cuerpo de Guardia, que no, que era por respiratorio. En respiratorio, que es donde se atienden a los casos de COVID no había médico, estaba desaparecido, no aparecía una silla, una camilla, quien le pusiera oxígeno. La enfermera como si hubiesen entrado par de cucarachas, ni nos miraba", agregó.

El cubano encontró un médico finalmente en un pasillo, quien la atendió, pero cuando la trasladaron en camilla, se le desprendieron dos ruedas y su esposa se cayó.

"Puede pensar usted que esto es una novela de terror, pero no, es mi realidad, nadie me la contó, la estoy viviendo. Siento vergüenza y bochorno de este país, las noticias dicen una cosa y la realidad te machuca hasta el tétano de los huesos, además, yendo por otro lado muy distinto, los niveles de orgullo se contrastan en cifras de muertes todos los días, familias muertas en vida de tanto sufrimiento por la pérdida de un familiar por alguna sencillez. Usted tiene libre albedrío, lo cree o lo rechaza, pero cada letra que lee, le aseguro la viví y aún la estoy viviendo. ¡MORÓN Y CIEGO DE ÁVILA NECESITAN AYUDA URGENTE! ¿DÓNDE ESTÁ QUE NO LLEGA?", concluyó.

Desde junio llegan denuncias sobre el colapso del hospital de Morón.

"Los pacientes están sin una respuesta de en qué momento o lugar los van a ubicar. Alrededor de 20 pacientes durmiendo en los bancos y en el piso en colchones de esponja", mostró el camillero Omar Ortega en un video en vivo desde ese hospital el 24 de junio anterior.

Estos dos últimos meses han sido los más críticos de pandemia en el país, con provincias graves como Matanzas, Cienfuegos, Ciego de Ávila y Guantánamo.

Ya desde el 21 de julio, Cuba superó los 300 000 casos de coronavirus desde la llegada de la enfermedad en marzo de 2020.