¿El doctor Durán no tiene un amigo coronel?

El director nacional de Epidemiología en Cuba (¿ajeno a la polémica desatada por una directa de la joven presentadora Paula Rodríguez Massola?), expresó este domingo su deseo de bañarse en la playa o la piscina.
Francisco Durán García
 

Reproduce este artículo

Este domingo, tras ser interrogado sobre los riesgos de contagio por el nuevo coronavirus en playas y piscinas, el doctor Francisco Durán García, director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) de Cuba, dijo entre risas que “el primero” que quería bañarse en playas y piscinas era él.

Las declaraciones del epidemiólogo no pasaron desapercibidas, sobre todo por la reciente polémica desatada tras una directa de la presentadora cubana Paula Rodríguez Massola, hija de la actriz y conductora Edith Massola.

La joven de 22 años desató una ola de memes y críticas en redes sociales después de transmitir una directa desde la playa y preguntar a una niña que la acompañaba ―hermana de su pareja, el reguetonero Diván―: “¿Qué tienes para decir a las 178 personas que nos ven?”. La pequeña, sin pensarlo dos veces, respondió: “Que tengan un amigo coronel para que los dejen estar en la playa”.

De inmediato, la “indiscreción”, que Paula intentó contener tapando la boca de la niña con su mano, fue señalada como un indicio de los privilegios de los que goza una pequeña minoría cercana a los militares en Cuba.

“La niña aconseja tener un amigo coronel para poder vacilar en la playa. Consciente de que el cubano de a pie no puede disfrutar esos derechos por economía y por toda la miseria a la que está sometido el pueblo cubano. Los coroneles, sus familiares y amigos sí”, señaló un usuario de Facebook, en el foro generado por la directa.

Por su parte, Durán García (¿ajeno a la polémica?), tras expresar su deseo de bañarse en la playa o la piscina, procedió a responder la duda planteada en su conferencia de prensa diaria.

“El agua no es que sea la vía de transmisión” del coronavirus, explicó el especialista. “¿Qué pasa con la piscina? En la piscina viene el acercamiento entre las personas. En la piscina las personas no usan el nasobuco. En las piscinas y en las playas, pero todavía en las piscinas más porque (las personas) expectoran, tosen sobre la superficie”, detalló.

“Mentira que tú vas a tener una piscina echando(le) cubos de cloro continuamente. Por lo tanto pones las manos en la superficie y te puedes contaminar. No es precisamente (por) el agua de mar o el agua de la piscina. Es (por) todos los riesgos que entrañan estos lugares de concentración que se mantienen con limitaciones, cerrados”, añadió el epidemiólogo.

Durán García, que a menudo intercala mensajes de matiz político en sus partes diarios, comenzó este domingo celebrando el aniversario del nacimiento de Antonio Maceo y Ernesto “Che” Guevara.

Su deseo de bañarse en la playa probablemente expresa el sentir de millones de cubanos, que no tienen un amigo coronel, y anhelan opciones de esparcimiento en medio de una crisis sanitaria signada por la escasez de productos básicos y el endurecimiento de la vida.