Disparados los incendios forestales en Cuba: más de 500 en los primeros meses del año
Desde el mes de enero hasta la fecha, en Cuba ocurrieron 502 incendios forestales, que provocaron pérdidas en 5 mil 321,63 hectáreas, según el Cuerpo de Guardabosques
Bomberos forestales sofocan incendio en Cuba
 

Reproduce este artículo

Desde el mes de enero hasta la fecha, en Cuba ocurrieron 502 incendios forestales, que provocaron pérdidas en 5 mil 321,63 hectáreas, según el Cuerpo de Guardabosques.  

Aunque ya terminó el período menos lluvioso en la isla, con sequías desde diciembre a abril, continúa el fuego en los bosques, a solo un mes antes del inicio en junio de la temporada ciclónica.

En lo que va del 2020 la provincia de Pinar del Río, en el extremo occidental del país, acumuló 90 afectaciones en unas 709 hectáreas de bosques naturales y protegidos, según datos oficiales publicados por la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN).

Le siguen en cuanto a número de incendios las provincias de Matanzas y Artemisa, con 72 y 47 incidentes de este tipo que destruyeron 1488.10 y 82.75 hectáreas, respectivamente, de acuerdo con cifras preliminares hasta el 25 de mayo pasado.

Con 15 mil 386.16 kilómetros cuadrados de extensión, la provincia de Camagüey, ubicada en el centro de la isla, es la que más área ocupa y en abril registró récords de temperatura más alta de los últimos 70 años. Unos 44 incendios ocurridos allí impactaron en 1655.65 hectáreas, por lo que es la más afectada del territorio nacional, en cuanto a zonas de bosques devastados.

El problema es agudo también en el pequeño Municipio Especial Isla de la Juventud, donde ocurrieron 55 de estas quemas en sus apenas 2 mil 200 kilómetros cuadrados de superficie. El número de incendios forestales fue más del doble que la provincia La Habana, aunque Isla de la Juventud es el quinto municipio en extensión de Cuba.

Los 502 incendios forestales ocurridos hasta ahora representan un aumento considerable, pues según previsiones del Cuerpo de Guardabosques, solo unos 300 debieron ocurrir en Cuba del primero de enero al 30 de abril, cuando transcurre el período crítico poco lluvioso.

Los pronósticos oficiales preveían un impacto de los incendios entre 2 mil 500 y 4 mil hectáreas, a partir del cálculo del índice de frecuencia para esa etapa, sin embargo, hasta el momento son 5 mil 321,63 las hectáreas abrasadas.

Según el Cuerpo de Guardabosques, las afectaciones se deben “a quemas para varios fines, al tránsito de vehículos sin mata-chispas, a pescadores-cazadores furtivos, a fumadores irresponsables y a transeúntes”.

La entidad gubernamental “insistió en la necesidad de incrementar la percepción del riesgo de estos siniestros por lo que significan, también desde el punto de vista económico”, informó la ACN.

La temporada ciclónica en el área geográfica del océano Atlántico tropical, incluido el Golfo de México y el mar Caribe, comienza el primero de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre, con un aumento de las lluvias que debería dar un respiro al país que ha visto disparado el número de incendios en sus bosques.

 

Tags