Coronavirus en Cuba: denuncian ómnibus abarrotados en municipio Moa
El tercer rebrote de COVID-19 en Cuba sigue al alza a pesar de las medidas restrictivas implementadas por el régimen.
Ómnibus-Cuba
 

Reproduce este artículo

Ciudadanos de Moa, en la oriental provincia de Holguín, declararon que en ese territorio no se cumplen las medidas de distanciamiento, lo que genera más peligro para la población debido a la pandemia de coronavirus.

“La situación de los casos positivos en Moa, hasta la fecha es ya preocupante, sin embargo, las guaguas van llenas de personas. ¿Quién va a hacer cumplir los protocolos (bien pensados, bien concebidos, para cada etapa)? ¿A quién les toca supervisar su cumplimiento?”, declaró un usuario, que se hace llamar Misael, en el portal local de quejas de la población abierto por el gobierno.

Las autoridades le respondieron que ellos vigilan el cumplimiento de las medidas de aislamiento, desinfectan los ómnibus y exigen el uso de mascarillas a choferes y pasajeros, pero está permitida la transportación de todos los pasajeros que puedan ir sentados y la mitad de la capacidad, de pie.

El tercer rebrote de COVID-19 en Cuba sigue al alza a pesar de las medidas restrictivas implementadas por el régimen.

Este martes la isla volvió a registrar un récord de positivos diarios, con 786 nuevos casos de la enfermedad viral, para un acumulado desde el inicio de la pandemia en el país, en marzo pasado, de 22 614 contagiados.

En su parte informativo, las autoridades sanitarias informaron también del fallecimiento de otros tres pacientes como consecuencia de la enfermedad, que hasta el momento se ha cobrado la vida de 200 personas en Cuba.

La única forma que vamos a tener de controlar la epidemia, además de las medidas que se están aplicando y las que se deben aplicar en los próximos días, es la participación de la población, que es decisiva, aseguró el jefe de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública, Francisco Durán, en una conferencia ofrecida este 26 de enero.

De los nuevos diagnósticos informados por el Minsap, 720 fueron contactos de casos positivos. Trece tuvieron su fuente de infección en el extranjero y en 53 no había podido precisarse el origen del contagio al momento del cierre del parte informativo. 

Al cierre del 25 de enero permanecían 47 pacientes en cuidados intensivos, de los cuales 16 son reportados en estado crítico y 31 como graves.

De los nuevos positivos diagnosticados, la mayoría correspondieron a las provincias La Habana (344), Santiago de Cuba (121) y Guantánamo (82).

El rebrote de COVID-19 en Cuba obligó a retroceder de fase epidemiológica a varias provincias y municipios, entre ellas la capital, que, por sus características sociodemográficas, ha sido el territorio de mayor complejidad para el control de la enfermedad durante la mayor parte de los últimos 10 meses.

El régimen responsabilizó a los ciudadanos que han viajado y regresado del exterior del rebrote que padece el país desde mediados de noviembre, cuando decidió reabrir sus aeropuertos internacionales.

Si bien no se ha decidido a emprender un nuevo cierre de fronteras, se decretó la reducción del número de vuelos diarios y amenaza a los cubanos residentes en el exterior con cuantiosas multas y sanciones en caso de que incumplan con las medidas sanitarias durante su estancia en la isla.