Denuncian escasez de arroz en varias zonas de Cuba

El arroz, alimento básico en Cuba, está en falta a todo lo largo de la isla, según informan activistas y ciudadanos desde distintas provincias
Pese a las medidas decretadas, muchos cubanos salen a diario a buscar alimentos
 

Reproduce este artículo

Si hay un alimento básico en Cuba, incluso por encima del pan normado y diario, es el arroz. Excepto quizás los chinos y vietnamitas, es difícil encontrar otra nacionalidad que consuma tanto arroz como la cubana. En la isla se puede almorzar y comer sin carne y sin verduras, mas no sin arroz. No degustarlo, en cualquiera de sus variantes y quede como quede, es como si no se hubiera comido nada.

Sin embargo, los actuales tiempos de pandemia pueden atentar contra esta costumbre. Según denunciaron residentes en varios territorios de Cuba, desde finales de marzo, cuando se despacharon en las bodegas las cinco libras de arroz por consumidor de la canasta básica, o más que básica mínima, es harto difícil encontrar el preciado cereal en los establecimientos de la red de comercio minorista, ya sean estos en moneda nacional (pesos cubanos, CUP) o en CUC (equiparable al dólar).

En un reporte de Radio Televisión Martí, la activista de la Corriente Martiana Teresa Miranda Céspedes afirmó que en Mayarí, en la oriental provincia de Holguín, el arroz está en falta, y que lo único que ha llegado del módulo o canasta de productos básicos prometida por el régimen es jabón de baño y de lavar.

“¿Arroz? ¿De dónde arroz? No hay arroz. Aquí hay personas que se comen en el día el pancito que les llega. La gente anda desesperada (en busca) de comida porque no hay nada que comer", manifestó Miranda, que además precisó que esta escasez ha hecho muy frecuentes las colas y las aglomeraciones en los establecimientos comerciales, algo desaconsejado por las autoridades sanitarias de todos los niveles.

De hecho, el pasado miércoles el representante en Cuba de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), José Moya, afirmó que en el país debe organizarse mejor la entrega de alimentos, ya que las colas concurridas, como sucede en el día a día de la isla, aumentan el riesgo de contagio.

"Nadie tiene arroz. En el mercado vendieron un arroz de consumo animal, amarillo, húmedo, y tuvo que intervenir la policía. La gente tiene que comprar eso, no hay otra cosa. La canasta básica te alcanza para los primeros cinco días", explicó por su parte al citado medio Leydis Tabares, residente del Consejo Popular de Buenos Aires, en Camagüey.

Más cercano a la capital de la isla, en la occidental provincia de Pinar del Río, la situación parece ser la misma. Dagoberto Martínez Martínez, quien vive en La Coloma, subrayó que en la región están aislados y desabastecidos. Respecto al arroz, detalló que no hay ni “un grano partido por la mitad”.

“La ayuda esa que están anunciando por las redes informativas del sistema es solamente para la televisión", aseguró Martínez, mientras que el activista Guillermo del Sol, en Santa Clara, comentó, también a Radio Televisión Martí, que seguramente “todo el arroz de primera calidad que tenían recopilado para los hoteles del turismo”, así como la reserva de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, debe estar “en almacenes”.

Ante esta falta generalizada de arroz, los cubanos han acudido a comprar mayores volúmenes de pan, el otro alimento insignia de la dieta de la Cuba revolucionaria, donde las frutas, las proteínas animales y los vegetales son cada vez más míticos o inalcanzables para el común de los mortales, esos que en la isla viven de su salario.

Afortunadamente, este viernes la oficialista Prensa Latina dio cuenta de una donación de cinco mil toneladas de arroz de Vietnam, encaminadas a resolver las dificultades alimentarias de Cuba durante la pandemia, aunque lo más objetivo es reconocer que dichas dificultades son constantes.