Cubanos varados en La Habana deben hacerse test rápidos antes de regresar a sus provincias
Como parte de las acciones para que cubanos varados en La Habana regresen a sus provincias se realizarán test rápidos y así minimizar el riesgo de que lleven el virus a sus lugares de residencia
Realizaran test rápidos a cubanos varados en La Habana como parte de las medidas que los harán volver de regreso a sus provincias

Desde que se establecieran en Cuba el pasado mes de marzo las medidas orientadas por el régimen para hacer frente a la pandemia de la COVID-19, son muchos habitantes de otras provincias que permanecen varados en La Habana.

Al respecto, y como parte de la flexibilización de estas medidas, las autoridades del régimen en la capital determinaron en la más reciente reunión del Consejo de Defensa Provincial (CDP), comenzar la transportación hacia sus lugares de residencia de todos los que se encuentran en esa condición, previo cumplimiento de un protocolo de seguridad para tratar de que no se vuelvan a disparar las cifras de contagios.

Reseñando el encuentro del CDP, así fue como lo dijo el estatal portal web Cubasí este 11 de junio: "se toman acciones para asegurar la transportación de regreso a sus provincias de los ciudadanos que quedaron varados en la capital al inicio de la epidemia".

Al respecto la viceministra de Salud Pública, Regla Angulo Pardo, presente en la reunión, precisó que como parte de esta nueva disposición se deberán realizar test rápidos a estas personas 48 horas antes de viajar y quienes den positivo al nuevo coronavirus, no podrán salir de La Habana y serán llevados a alguno de los centros de aislamiento con los que cuenta la ciudad.

Asimismo trascendió en el encuentro que el listado de los que den positivo será enviado a instancias superiores para el control y la realización de pesquisas activas en sus domicilios.

Recordemos que en marzo último el régimen, como parte de las medidas para combatir a la pandemia de la COVID-19 en el país, prohibió todos los viajes interprovinciales, ya fueran en avión, ferrocarril o por carretera.

En ese momento el primer ministro Manuel Marrero Cruz explicó en comparecencia en la televisión estatal, que "se decidió suspender las transportaciones interprovinciales, ante la necesidad de que las personas se abstengan a viajar innecesariamente. En estos momentos se promedia todos los días se trasladan de una provincia a otra un promedio de 22000 personas".

Marrero Cruz agregó que esto incluía "la transportación en ómnibus, trenes, aviones, transporte de pasajeros privados", dando como consecuencia de que muchos de los que se encontraban visitando otras provincias en ese momento, no pudieran hacer un viaje de retorno a sus hogares, algo que se ha mantenido invariable hasta estos días.