Exiliados frente a Parlamento Europeo exigen cese del convenio entre UE y Cuba

Decenas de exiliados cubanos se reunieron frente a la sede del Parlamento Europeo en la ciudad francesa de Estrasburgo, para manifestarse contra el Acuerdo de Diálogo y Cooperación de la Unión Europea con Cuba
Exiliados frente a Parlamento Europeo exigen cese del convenio entre UE y Cuba
 

Reproduce este artículo

Decenas de exiliados cubanos se reunieron frente a la sede del Parlamento Europeo en la ciudad francesa de Estrasburgo, para manifestarse contra el Acuerdo de Diálogo y Cooperación de la Unión Europea con Cuba (ADPC/PDCA), las violaciones de derechos humanos en la Isla y para exigir la liberación de los presos políticos.

La protesta, prevista para este sábado 15 de mayo, fue convocada por la plataforma “Unidos por la libertad y la Democracia de Cuba”, en conjunto con la Alianza Iberoamericana Europea contra el Comunismo (AIECC), la Asociación de “Cubanos en Francia por una Cuba Democrática”, “Acciones por la Democracia”, Somos+, “Cofradía Helvética”  y “ADC”.

Durante el encuentro los participantes se dirigieron a los funcionarios y diputados de la Unión Europea, encabezados por el alto representante para la política exterior de la UE, el español Josep Borrell: “¿Ignoran la suerte de las 145 personas encarceladas en Cuba solo por pensar diferente al gobierno?”, cuestionaron los exiliados. “Nosotros los cubanos que vivimos en Europa les hemos traído la lista”, afirmaron.

En una grabación compartida en Facebook por Yaimara Riaño Preval, se observa como los cubanos comienzan a desenrollar una gran pancarta que tiene escritos todos los nombres de los presos políticos detenidos en las mazmorras del régimen castrista.

“La Unión Europea sabe del desamparo de lo que piensan diferente en Cuba. La organización defensora de los DD.HH, Human Rights Watch, reportó que entre enero y octubre del 2015, se produjeron 6200 detenciones arbitrarias para prohibir que los opositores se reunieran y manifestaran pacíficamente”, expresaron los reunidos frente al Parlamento Europeo en Estrasburgo, a la vez que cuestionaban la firma del ADPC.

“Exigimos la liberación de todas estas víctimas, prisioneras de la dictadura. Europa no puede seguir siendo cómplice de esta injusticia”, subrayaron los presentes.

Entre banderas cubanas y de las diferentes naciones desde donde llegaron los exiliados, pancartas con mensajes por la Libertad de Cuba, a favor de la democracia y en apoyo al Movimiento San Isidro (MSI)  y su líder Luis Manuel Otero Alcántara, los cubanos manifestaron en varias ocasiones un deseo sobre la permanencia de la cúpula que sostiene el régimen: “¡Qué se vayan, que se vayan, que se vayan: Ya”, cantaban.

“Aquí están cubanos libres. Únete cubano. Abajo la dictadura”, expresaban, mientras sonaba de fondo el tema “Patria y Vida”.

“Cuba: levántate”, pidió Yaimara Riaño Preval, durante su transmisión.

La convocatoria a esta manifestación refiere: “El (ADPC/PDCA) está condicionado a una cláusula de No Violación de los derechos humanos, sin embargo como es conocido por todos, la dictadura de La Habana no deja de violar los derechos fundamentales de los cubanos y los europeos de origen cubano. Además, en esta ocasión mostraremos nuestro desacuerdo con la reciente declaración del Departamento de Relaciones Exteriores de la UE, donde señalan que sólo reconocen como interlocutor al estado cubano y por ende; han excluido a la Sociedad Civil Cubana”.

Durante la protesta también se condenó la retención en un hospital de la Isla del joven artivista Luis Manuel Otero Alcántara y el encarcelamiento arbitrario de otros activistas y periodistas independientes, que se manifestaron en la calle Obispo de La Habana. Se exigió además que “desde la sede europea y amparada en los artículos de su Acuerdo de Diálogo, Político y de Cooperación, se pida al régimen de La Habana la inmediata puesta en libertad de prisioneros políticos y de consciencia; el cese del acoso al activismo disidente y se apoye a la ciudadanía cubana europea en el accionar para la salida de la dictadura de nuestras vidas como única premisa para el cambio en Cuba y el establecimiento de un Estado de Derechos”.