Cubana contesta a quienes la llamaron malagradecida por criticar a Díaz-Canel
“Desde hace años la injusticia es palpable, y ahora con las nuevas y desesperadas medidas económicas nos acaban de dar el tiro de gracia. Nuestros dirigentes continúan pidiéndonos resistencia, pero resistir ¿para qué? ¿Para quién? Resistir no es 'vivir'”, criticó una cubana en una carta dirigida a Díaz-Canel
Raúl Casto y Miguel Díaz-Canel
 

Reproduce este artículo

A mediados del mes de agosto la cubana Yasunaris Rodríguez Vázquez, publicó en sus redes sociales, una carta dirigida al presidente Miguel Díaz- Canel Bermúdez y “a todos los cubanos que quieran unirse a este respetuoso reclamo”.

En su mensaje Rodríguez Vázquez refirió que en Cuba,la creación de las tiendas en MLC (Moneda Libremente Convertible) son el colmo de la injusticia, y desde hace 61 años, vivimos de medidas en medidas que de una forma u otra laceran la dignidad del cubano trabajador”.

“Es cierto que tal vez dichas medidas sean las únicas, por muy radicales o extremas que parezcan, a las que puede recurrir el Estado cubano para mantener a flote una economía deformada y en ruinas, lo cual no las justifica ni por ello dejan de ser menos impopulares e injustas. La falta de fe, confianza y de optimismo del pueblo en las mismas, sí está justificada, debido a que ya se suman una década tras otra de intentos desesperados y paliativos, pero la realidad es que el pueblo trabajador siempre es el que sufre, se siente relegado, humillado e infinitamente descontento”, refiere la carta publicada en su perfil de Facebook.

 

“(…) hace demasiado tiempo ya, el trabajador cubano, es un ser maltratado, atropellado por las insatisfacciones de toda índole, sin esperanzas, sin ilusiones, porque nadie puede vivir dignamente con el sudor de su frente. (…) Cuba desde hace mucho, es un paraíso para los cubanos que viven en el exterior, pero para los que trabajan y se sacrifican dentro de la isla es un infierno, una lucha constante y sin cuartel, un incesante estrés y una incertidumbre enfermiza respecto al bienestar económico de nuestras familias. (...) Son millones de argumentos los que podría escribir ahora mismo, pero este comentario, se volvería interminable”,  concluyó Rodríguez Vázquez.

En su publicación, esta cubana recibió cientos de reacciones y comentarios, entre ellos, de algunas personas (seguramente del batallón de ciberclarias del régimen), intentando desacreditar lo que expuso en su carta y desviar la atención de sus acertadas denuncias y cuestionamientos.

Rodríguez Vázquez, realizó otra publicación para responder a quienes pensaron podrían acallarla. Una vez más, con sensatez y claros argumentos, centró la atención en temas de vital importancia.

“Es triste percatarse de la falta de cultura cívica y política de un número significativo de nuestros compatriotas. Es inaudito ser víctima del ataque encarnizado y el intento de desacreditar, no los planteamientos de alguien, sino a la persona misma, irrespetando las libertades individuales más elementales que cualquier ciudadano debería poder ejercer, sencillamente porque sus ideas o ideología contradice la de ellos”, dijo.

 

 

 

“Es increíble de igual manera el rechazo a las instituciones o espacios democráticos, como si fuese el peor de los crímenes otorgar voz y lugar a las personas con opiniones y conceptos diferentes. Es considerado con problemas ideológicos, aquel que aboga sencillamente por una vida espiritual y material satisfactoria, cuando hasta el momento, científicamente no se haya validado ninguna ideología como una 'verdad absoluta' o con superioridad respecto a cualquier otra, todo lo cual me parece propio de sociedades profundamente clasistas y francamente medievales”, añadió en su post en Facebook.

“La tendencia a adorar y a seguir 'líderes', en vez de a instituciones, o legislaciones que contribuyan a mejorar cada vez más nuestro entorno económico y social, es incivilizada. Desgraciadamente muchos de nuestros intelectuales son partícipes de tan reprochables e incivilizadas actitudes de intolerancia, y tribalismo, a ellos habría correspondido educar a las masas, sacudirlas de la enajenación mediocre y colectiva en la que han estado sumergidas por tantos años”, comentó.  

Rodríguez Vázquez, señaló además que no logra comprender “bajo cuál lógica, aún mucha gente en Cuba, entiende que se es 'desagradecido', mal intencionado, traidor, porque según el generalizado concepto, no es lícito combatir lo que está mal, en nombre de la 'deuda' que hemos contraído, por lo que un día estuvo bien; y más ilícito aún, intentar (bajo pena de crucifixión) criticar o exponer los errores con ánimo de crecer socialmente, transformar y superar limitaciones y obstáculos”.

En la carta dirigida a Díaz-Canel, la cubana cuestionó como al pueblo cubano “se le continúa exigiendo resignación y acatamiento, porque la educación y la salud son supuestamente gratis, ya que básicamente serían las únicas dos cosas que quedarían de lo que un día fueron innegables conquistas de la Revolución, pero la realidad es que hoy ni siquiera eso es cierto”.

“Al ciudadano de a pie, le han aniquilado los sueños, las aspiraciones, la motivación por el trabajo, el estudio, en fin, desde hace años la injusticia es palpable, y ahora con las nuevas y desesperadas medidas económicas nos acaban de dar el tiro de gracia. Nuestros dirigentes continúan pidiéndonos resistencia, pero resistir ¿para qué? ¿Para quién? Resistir no es 'vivir'”, criticó Rodríguez Vázquez.