#CubaEsUnaDictadura: tuitazo para denunciar asiento del régimen en Consejo de DDHH
Uno de los promotores de la etiqueta es el joven opositor, Lidier Hernández, quien estuvo ocho meses encerrado en Cuba, con prohibición de salida del país
#CubaEsUnaDictadura: tuitazo para denunciar asiento del régimen en Consejo de DDHH
 

Reproduce este artículo

Activistas y opositores cubanos convocaron un tuitazo con el hashtag #CubaEsUnaDictadura, para denunciar el asiente que le han dado al régimen de la isla en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Uno de los promotores de la etiqueta es el joven opositor, Lidier Hernández, quien estuvo ocho meses encerrado en Cuba, con prohibición de salida del país, incluso siendo residente legal en Uruguay.

Sobre esta iniciativa, Hernández escribió en Twitter: "¿Cuándo? ¡AHOOORA MUCHACH@! ¿Hasta cuándo? ¡Hasta que duelan los dedos! ¿Y después? Métele de nuevo cada vez que te acuerdes!".

"Esta entrada de Cuba al Consejo es una ofensa para todos los cubanos que hemos sido víctimas de ese régimen. Vamos a hacer mensajes cortos que lleguen como una puñalada al corazón de régimen y la de hoy es #CubaEsUnaDictadura", añadió en un video en vivo el miembro de Somos+.

 

 

A su llamado ya se han unido decenas de usuarios en esa red social.

El pasado 13 de octubre, en otro capítulo de vergüenza para Naciones Unidas, el régimen cubano fue electo nuevamente como miembro de su Consejo de Derechos Humanos en el período 2021-2023.

Cuba, que suma muchos aliados en la desprestigiada diplomacia internacional, obtuvo 170 votos a favor de su elección.

Cuando presentaban oficialmente su candidatura, el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla se atrevió a decir que Cuba reunía las condiciones necesarias para su ingreso al organismo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Este lamentable hecho sucedió a pesar de que organizaciones civilistas como Amnistía Internacional, Human Rights Watch, UN Watch y Human Rights Foundation advirtieron que varias dictaduras querían ser miembros del Consejo de Derechos Humanos aunque no cumplen con normas de democracia y transparencia.

Desde hace días decenas de activistas y opositores cubanos han criticado el ingreso de la isla al Consejo, y a tan pocos días de la represión desatada el pasado 10 de octubre.

La profesora Anamely Ramos, una de las principales víctimas de abuso policial el sábado anterior, publicó en Facebook sobre la votación que "espero poco de la ONU hace mucho. Yo espero de mis amigos, de carne y sangre, de sonrisas amplias, de su buen humor a pesar de tantas tensiones".