Vaca amamanta a cerditos en Sancti Spíritus

Un ganadero de Sancti Spíritus alega que notó cierta merma en el rendimiento del ordeño, y descubrió que los responsables eran unos lechones que estaban mamando de las vacas paridas cuando estaban echadas en el suelo
Sancti Spíritus: Vaca amamanta a camada de cerditos
 

Reproduce este artículo

Como algo que raya en lo insólito, fue noticia por estos días que una camada de cerditos son amamantados por vacas en una finca ganadera situada en el camino Hornos de Cal, en la provincia de Sancti Spíritus.

Ruperto Rodríguez Gallo, un productor integrante de la cooperativa José Regino Sosa Cañizares, alega ante la prensa oficialista local que notó cierta merma en el rendimiento del ordeño, y afirma que se sorprendió al descubrir que los responsables eran unos lechones que estaban mamando de las vacas paridas cuando estaban echadas en el suelo.

Según campesinos y expertos esto es algo que ocurre poco, y el propio Ruperto Rodríguez refiere que lleva más de 25 años en la finca, "con el ganado y criando puercos y primera vez que ocurre esto, había oído hablar de eso, pero no lo había visto".

"Incluso", continúa, "se lo comenté a los vecinos de por aquí y no lo creían; se los dije a otros campesinos de la cooperativa y me decían: 'Estás buscando justificación para entregar menos leche'".

Y es que con el país atravesando por una profunda crisis económica, que ha provocado una terrible escasez de alimentos, es lógico imaginar que es eso lo que sucede: este campesino está creando una justificación para no entregar toda la producción de leche al régimen. Hay quien podría pensarlo, incluso, viendo a los cerditos alimentarse de la vaca. ¿Y si fueron adiestrados para eso? Pero todo indica que Ruperto dice la verdad, pues apenas tiene dos vacas en esta situación.

"Ahora tengo dos vacas paridas y hace como 10 días vi que empezaron a bajar un poco en la leche, independientemente de la seca, hasta que me puse a observar; una tarde cuando voy a apartar el ganado veo una lechona mamándole a la vaca", explica el hombre y agrega: "Pero ya no es a esa sola vaca, según se echan a rumiar se pasa de una a otra; ahora me parió otra puerca y esa lechona como que ha enseñado a los otros y ahora todos se enviciaron; fíjate que hasta con la vaca parada ellos quieren mamarla y han cogido patadas y pisotones".

Señala en un reportaje del periódico estatal Escambray, que la curiosidad hizo que los vecinos y otros productores terminaran por ir a la finca a convencerse del hecho con sus propios ojos.

Como solución al problema, porque según asegura Ruperto "el vicio de los lechones puede dejar su huella en el ordeño", ha decidido trancar a los cerditos durante la noche, "lo que por ser una crianza rústica por el día tengo que soltarlos para que aprovechen todo el alimento natural, incluido el palmiche".

Más allá de lo insólito, y mientras no trascienda al plano legal y el régimen quiera emprender alguna acción contra Ruperto por el deterioro de su producción de leche, su cría de cerdos crecerá más saludable, sobre todo en estos tiempos marcados por la escasez de alimentos, también para los animales.