Cuba reporta otras dos muertes por COVID-19 en jornada de 2.723 nuevos casos

El acumulado oficial de casos desde el inicio de la pandemia en Cuba asciende a 977.410, mientras que los decesos reconocidos como consecuencia de la enfermedad suman 8.328
Cuba reporta 2 muertes y 2.723 casos de COVID
 

Reproduce este artículo

El Ministerio de Salud Pública de Cuba (Minsap) reportó este domingo la muerte de otras dos personas por complicaciones derivadas de la COVID-19 y el diagnóstico la víspera de 2.723 casos nuevos de la enfermedad, cifra que mantiene la tendencia creciente de la epidemia en las últimas tres semanas.

El parte más reciente de la autoridad sanitaria, cuyas informaciones han sido puestas en entredicho dentro y fuera de la isla en numerosas ocasiones, sobre todo en lo referente a muertes y casos activos, refiere que al cierre del sábado 8 de enero permanecían ingresados 18.574 pacientes por diferentes causas relacionadas con el coronavirus.

De ellos, 8.495 son casos confirmados y activos de la enfermedad, mientras que 9.728 son pacientes sospechosos de un eventual contagio.

Con los nuevos positivos detectados, el acumulado de casos desde el inicio de la pandemia en Cuba, en marzo de 2020, asciende a 977.410, mientras que los decesos como consecuencia de la enfermedad suman 8.328.

Camagüey fue la provincia con mayor número de contagios registrados en la última jornada: 438. Le siguieron Pinar del Río y Matanzas, con 346 y 274 casos nuevos, respectivamente.

En los servicios de cuidados intensivos permanecen ingresadas 38 personas, de las cuales cuatro son reportadas en estado crítico y 34 como graves.

Las personas fallecidas fueron un hombre y una mujer residentes en Matanzas. Uno de ellos tenía entre 50 y 59 años, y el otro entre 80 y 89. El Minsap expone en su parte que padecían indistintamente de hipertensión arterial, insuficiencia renal crónica y gota como comorbilidades que dificultan la evolución tras el contagio.

Desde marzo de 2020, 960.530 personas se han recuperado en Cuba de la enfermedad causada por el SARS-CoV-2, según los datos de la autoridad sanitaria.

Hasta el 6 de enero, el 85,7 por ciento de la población cubana, 9,7 millones de personas, había completado el esquema de vacunación con alguno de los tres inmunógenos de producción nacional aprobados por la autoridad reguladora para su uso de emergencia, ninguno de los cuales ha sido certificado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En algunos municipios se aplicó la vacuna de la farmacéutica china Sinopharm en su esquema de dos dosis, seguida de una tercera dosis de Soberana Plus, del Instituto Finlay de Vacunas de Cuba.

El aumento de los casos de coronavirus en Cuba, luego de meses de una disminución sostenida que siguió en el tiempo al peor rebrote de la enfermedad en la isla, es asociado a la llegada de la variante Ómicron y el arribo de turistas y viajeros internacionales.

Para intentar frenar la nueva alza epidémica, el régimen dispuso nuevas medidas sanitarias a partir del 5 de enero que establecen la obligatoriedad de un examen PCR negativo para todos los viajeros, realizado no más de 72 horas antes del arribo a la isla, y una cuarentena en un hotel para aquellos que provengan de determinados países africanos o para los cubanos que no cuenten con esquema de vacunación completo.