OMS a la espera de información sobre vacunas cubanas

El régimen cubano aún no ha proporcionado información relevante sobre sus vacunas anticovid a la Organización Mundial de la Salud (OMS).
abdala
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano aún no ha proporcionado información relevante sobre sus vacunas anticovid a la Organización Mundial de la Salud (OMS), así lo revela la última actualización de estado del proceso de evaluación de las vacunas contra el Covid-19 de este organismo multilateral.

La agencia de noticias Efe explicó en una nota reciente que la OMS está "esperando información sobre la estrategia y el cronograma de envío" de documentación por parte de Cuba.

Fuentes de la OMS revelaron a Efe que "El proceso está guiado por la ciencia y no la política y es necesariamente oneroso, pero el sistema funciona. Allá donde no se han realizado valoraciones e inspecciones siguiendo los requisitos y estándares internacionales, la OMS lleva a cabo todo el espectro de acciones”.

Además, el documento fechado el 23 de diciembre, indica que la reunión previa a la entrega de la información tampoco ha sucedido entre los productores cubanos y representantes de la OMS.

Según la calidad de los datos suministrados por los fabricantes de las vacunas el siguiente paso en el proceso puede tardar entre dos o tres meses, pero la revisión no tiene una fecha final ni necesariamente el candidato vacunal debe ser aprobado.

Según el castrismo las pautas de vacunación de sus fármacos Abdala, Soberana 02 y Soberana Plus poseen una efectividad superior al 90 por ciento, dato aún o comprobado por entidades independientes.

Unas 10 vacunas han sido validadas por la OMS hasta la fecha entre ellas las conocidas Pzifer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca, Janssen, Sinovac y Novavax.

Las vacunas cubanas ya están siendo usadas en países aliados de la dictadura como Venezuela, Irán y Nicaragua y recientemente se autorizó el uso de Abdala en San Vicente y las Granadinas.
A pesar de la morosidad cubana, el oficialismo no ha tardado en atacar a la OMS. Resulta imperdonable para el sistema cubano que ese organismo aprobara la versión producida en Argentina y México de la vacuna de AstraZeneca contra la COVID-19.

Un artículo de la agencia Prensa Latina afirma que la aprobación de la versión latinoamericana de AztraSeneca deja la enseñanza de que el argumento usado por la OMS para hacerlo, “dar un apoyo continuo a nuestros países para aumentar la producción de medicamentos críticos”, tiene “piernas flacas” porque “se parcializa en un solo caso de las decenas almacenados con igual propósito”.

Según el medio oficialista, “los avales de tres vacunas cubanas anti-Covid-19 superan en todos los índices básicos de eficacia y seguridad a la réplica de la Oxford AstraZeneca”.

Sin embargo, agregó, las fórmulas cubanas, “junto a otras de gran calidad y propósitos según los propios requisitos de la OMS, duermen el sueño eterno en espera de que se haga lo mismo que con la versión argentino-mexicana”.