Cuba: prensa oficialista arremete contra la libertad de expresión y calumnia al artista Luis Manuel Otero

Un artículo de Cubadebate, hace referencia a una supuesta “campaña para desanimar al pueblo cubano y silenciar todas las acciones positivas” del régimen. También busca desacreditar al artista Luis Manuel Otero, y justificar los atropellos pasados y futuros
Detención arbitraria del artista cubano Luis Manuel Otero
 

Reproduce este artículo

En un nuevo artículo del sitio de propaganda Cubadebate, se hace referencia a una supuesta “campaña para desanimar al pueblo cubano y silenciar todas las acciones positivas dentro y fuera de la isla”. Se habla de dolor, ataques, “silencios” y omisiones mediáticas de una forma “grotesca” en tiempos recientes. Todo eso estaría orientado a desprestigiar al buen régimen cubano, como si el castrismo ya no se enlodara a sí mismo con éxito.

Claro que entre los dolores de Cuba, el cómplice y tibio Cubadebate no menciona la escasez de alimentos, el desabastecimiento de productos básicos y medicamentos, la represión policial y otras formas de acoso a defensores de los derechos humanos… Tampoco incluye entre esos “silencios”, ejemplos de censura oficial, ni el Decreto-Ley 370, o la persecución a periodistas independientes.

En “De la crítica, la hipercrítica y la calumnia en la sociedad cubana de la actualidad y el futuro”, el articulista, vocero del régimen, -con la habitual falta de argumentos de los protectores de lo indefendible-, se refiere a “métodos, plataformas políticas y convicciones éticas” para defender “el amor por la libertad, el patriotismo e internacionalismo, el compromiso con la historia patria y el respeto a los demás”.

¿Respeto en Cuba? No puede esperarse de sistema castrista. Acto seguido, el firmante del texto suelta las siguientes líneas incoherentes: “…la crítica es deseable y necesaria al extremo. Además, es completamente legal: la Constitución discutida y aprobada de forma amplia y masiva por la inmensa mayoría del pueblo cubano, refrenda y promueve la libertad de expresión y uno de sus elementos fundamentales, la crítica”.

Hay mucho cuestionable en estas afirmaciones, pero hagamos zoom en la supuesta “libertad de expresión”. No puede ufanarse de tenerla un país donde, en tiempos de pandemia, se han recrudecido los habituales ataques, encierros, golpizas, manifestaciones de repudio, acosos y amenazas contra todo el que no cante en el coro del gobierno.

Por defender cualquier desatino salido del Palacio de la Revolución, se justifica el ridículo hecho por Miguel Díaz-Canel con aquello de “que la limonada es la base de todo”; se tilda de “calumniosos” a quienes lleguen a la conclusión que “el socialismo es económicamente inviable” y se dice de quienes opinan contrario del régimen carecen de “objetividad”, tienen doble moral y ejercen un seudocriticismo.

¿No había dicho que en Cuba había libertad de expresión? El articulista de Cubadebate, con su retórica contradictoria y hueca, se revela como un oportunista vocero de la narrativa del régimen.

Quien firma la publicación, la emprende contra lo que llama “expresiones de la literatura gótica de Miami” sobre Cuba, articulada por “disidentes y gamberros de todo pelaje”. No hay miseria, ni persecución, solo la propaganda de los enemigos de la “revolución”. Pura literatura.

De manera que en vez de la isla sombría que es, en cuanto a democracia, derechos y libertades, en Cuba la presa oficialista intenta pintar un arcoíris en un paisaje gris. También incursiona en la narrativa fantástica, cuando asegura que “El PCC [Partido Comunista] y el Gobierno de Cuba representan al pueblo y son la vanguardia de la sociedad cubana. Cuba es y será una sociedad socialista, tal y como la Constitución proclama y garantiza”.

Todo parece indicar que el artículo es una respuesta a la evidente, y en aumento, insatisfacción de los cubanos; una advertencia al movimiento de opositores políticos y a quienes cada vez más aspiran un país mejor.

Concluye el articulista que Cuba es tierra de “justicia y fortalecimiento de la democracia real, el auge de la ciencia, los valores de una futura economía eficiente que ya hoy es solidaria”. Evidentemente, como Alicia la del narrador Lewis Carroll, la prensa oficialista vive del otro lado del espejo.  

Sobre ese futuro que se habla, de “economía eficiente”, nunca se detalla cómo se logrará. No ofrecen ni aceptan planes alternativos a la férrea marcha hacia el abismo, bajo el mando de Castro y sus secuaces.

En el texto de propaganda, que comenzó doliéndose de las “calumnias” hacia el castrismo, se calumnió y difamó. Cubadebate lo ilustró con un fotomontaje en el que unió una fotografía del grafitero Danilo Maldonado, El Sexto y la activista Ana Olema, con otra de un performance de Luis Manuel Otero Alcántara. Debajo, el pie de foto los llamó “banales y viles”, y cuestionó que tuviesen  “algo que ofrecer a la Cuba del presente y del futuro”.

El Sexto y Ana Olema están en el exilio. Pero Luis Manuel Otero, esta semana que concluyó fue apresado una vez más, arbitrariamente, por la policía cubana y sufrió una golpiza.

Al parecer se reanuda la campaña de los medios oficialistas para crear un clima de aversión contra el artista y activista social. De esta manera buscan desacreditar a Otero Alcántara, y justificar los atropellos pasados y futuros.