Cuba: "el gobierno nos obliga a andar ocultos para sobrevivir"

Quien no recibe dólares del extranjero, debe recurrir al mercado negro en Cuba, que ahora está tan desprovisto de productos como cualquier tienda. A veces no se puede comprar lo necesario ni aunque se tenga el dinero en la mano
No se aceptan CUC (AFP)
 

Reproduce este artículo

Tras la unificación de monedas, el cierre de las Casas de Cambio y la implementación de disposiciones para comprar en las tiendas en divisa, los cubanos que no tienen acceso a remesas están obligados a buscar alternativas.

Por décadas, una parte de la población cubana ha vivido de los envíos de remesas de familias y amigos en el exterior y, la otra, que es mayoría, se ha visto obligada a ir a las Casas de Cambio para adquirir el llamado “chavito” para poder comprar en las tiendas.

Las dinámicas para este 2021 cambiaron, y en las tiendas en moneda libremente convertible (MCL) solo se puede comprar por tarjetas y, “aunque llegues allí con dólares en tus manos, no te venden lo que deseas”, dijeron a Radio Televisión Martí los periodistas independientes Lázaro Yuri Valle y Maikel Norton Cordero.

Aunque los cubanos que viven en el extranjero y tienen familia en la isla pueden ayudarlos al hacer una transacción online para los familiares, “no todos aceptan esa opción”, aseguró Valle, residente en la capital.

Explicó que unos amigos en el exterior que querían enviarle dinero recientemente no lo hicieron porque “no están dispuestos a dar sus datos personales a las compañías encargadas de esos trámites”.

Dos residentes en Miami dijeron a Radio Televisión Martí que en diciembre aprovecharon la ocasión para enviar dinero en efectivo a unos familiares en la isla con un conocido. Por ahora no podrán ayudar a su familia y prefieren esperar hasta ver si aparecen “otras vías” de hacerles llegar dinero sin necesidad de las tarjetas y controles que exige el gobierno.

Mientras, en la isla la dura realidad, por ahora, es que los que no tienen forma de recibir dólares están obligados a “inventar”, dijeron los activistas Yoel Bravo, residente en Santa Clara, Villa Clara, y Eralidis Frómeta, quien vive en la capital.

Para ellos el “cadequero” o “banquito” es la única opción que les permite “conseguir” lo necesario y deben hacerlo a escondidas para evitar el control del gobierno, aseguraron.

En esos lugares se adquiere el dólar “al cambio del momento, que por estos días es de 1.00 CUC por 45.00”, pero estuvo a 1.00 CUC por 60 (dólares) días atrás”, dijo Valle.

“Pero los cadequeros no solo cambian el dinero, ellos también tienen otra forma de sacar de apuros a la gente”, agregó Norton.

“Como tienen tarjetas (en dólares), sí pueden entrar a las tiendas y comprar al por mayor los artículos y luego venderlos por unidades y en peso cubano, y eso alivia a los que no pueden pagar tan altos precios”, explicó.

Bravo asegura que nunca ha entrado a esas tiendas donde venden en dólares americanos porque no tiene esa posibilidad, y no espera que pueda hacerlo en mucho tiempo.

Recalcó que como él “hay cientos de familias”, y lamentó que todo lo que se está “moviendo” en el país es en el mercado negro, donde “a veces ni un jabón para bañarse se puede adquirir por el precio tan alto que tiene”.

El gobierno anunció el aumento del salario y las pensiones a los ancianos, pero Bravo dijo que “no ve beneficios en esa medida, pues la gran realidad es que también todos los productos han subido de precio”.

Analistas enfocados en el tema cubano han asegurado que, en 2021, sin reformas estructurales de la economía, el “ordenamiento" va a provocar desempleo y pobreza extrema.

De igual manera, el vaticinio de los expertos es que las desigualdades en la isla aumentarán, mientras que los activistas consultados aseguran que, en estos momentos de carencias de todo tipo, el mensaje que está enviando el régimen a la población no es de esperanza.