A 20 años del 9/11, CTDC condena terrorismo de Estado en Cuba  

En opinión del Consejo para la Transición Democrática en Cuba (CTDC), a partir de las protestas del pasado 11 de julio el terrorismo como práctica está “asociado consciente y abiertamente a las políticas del Estado cubano”
CTDC condena terrorismo de Estado en Cuba
 

Reproduce este artículo

El Consejo para la Transición Democrática en Cuba (CTDC) condenó este sábado el terrorismo de Estado en la isla caribeña, una práctica del régimen que demuestra cuán lejos está de desaparecer el terror en el mundo a 20 años del ataque de Al Qaeda en suelo estadounidense.

Mediante un comunicado compartido con ADN Cuba, los miembros de la organización dijeron recordar con gran dolor las muertes de miles de ciudadanos estadounidenses, cuyas vidas “se truncaron por causa del fundamentalismo religioso”, y observar, con el mismo sentir, “la reinstalación del uso ilegal de la fuerza y de la violencia física y psicológica en Cuba para infundir terror, controlar e intimidar a familias y a ciudadanos pacíficos”.

El ataque terrorista del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos es “un hecho que cambió nuestras vidas”. “Afectó a la seguridad de millones de personas y expandió el miedo a gran parte de la población mundial”, afirma el comunicado del CTDC, que hace un paralelismo entre el terrorismo motivado por el fundamentalismo religioso y aquel que practican las autoridades cubanas en nombre de una ideología totalitaria y excluyente.

De acuerdo con la entidad opositora, a partir de las protestas ciudadanas del pasado 11 de julio en Cuba el terrorismo como práctica está “asociado consciente y abiertamente a las políticas del Estado cubano”.

“La destrucción psicológica y de la integridad del individuo, al margen de los derechos y de la legalidad, se asume como política pública. Esto como práctica y como amenaza, sin arrepentimiento, de desatar toda la maquinaria represiva del Estado, o a su servicio, contra ciudadanos indefensos”, explicó en su comunicado.

A propósito de tan significativa fecha para el mundo, el CTDC reiteró además su voluntad y acción de apoyo y acompañamiento a las víctimas de las jornadas de julio, a los detenidos y a sus familias, y aseguró que seguirá demandando la liberación incondicional de “los cientos de jóvenes y de los líderes y las lideresas prodemocráticos que se encuentran detenidos o han sido juzgados por el ejercicio de sus derechos constitucionales”.

La organización, según detalló en el documento, recaba apoyos en la sociedad civil y en la ciudadanía para respaldar las iniciativas que buscan establecer el 11 de julio como Día de la Rebeldía Popular e instituir los Premios Ciudades Cívicas y Tolerancia Plus. 

Fundado en junio de 2021, e integrado por opositores de diversas organizaciones y tendencias políticas, el Consejo para la Transición Democrática en Cuba busca dotar al pueblo cubano de “la estructura patriótica, sólida, capaz y efectiva” que desea ver guiándole en la lucha por la libertad, según afirmó su presidente, José Daniel Ferrer, en entrevista con esta revista en ese entonces.

Actualmente apresado por el régimen cubano, el líder opositor definió la creación de la entidad como “un paso muy importante y necesario para la causa a favor de la democratización de nuestra patria”.