Coppelia reabre sus puertas y los habaneros acuden para aliviar hambre y calor
La emblemática heladería Coppelia reabrió sus puertas este viernes tras más de tres meses de restricciones obligadas por la pandemia de COVID-19
Foto: Tribuna de La Habana/Jorge Luis Sánchez Rivera

La emblemática heladería Coppelia, en la capital cubana, reabrió sus puertas este viernes tras más de tres meses de restricciones obligadas por la pandemia de COVID-19.

El centro gastronómico se había estado preparando para su reapertura con un programa de reparaciones y mantenimiento que incluyó labores de pintura, jardinería, plomerías menores, reparación de techos y embellecimiento de las áreas.

Con la entrada de La Habana en la fase 1 de la recuperación pos COVID-19, la llamada Catedral del Helado pudo reanudar sus servicios al igual que muchos centros gastronómicos de la ciudad. Según un reporte del semanario Tribuna de La Habana en su edición digital, la heladería fue visitada por varios clientes que, según muestran las fotos, fueron respetuosos de las normas sanitarias instrumentadas para el proceso de transición a la normalidad.

Entre estas destaca el uso de mascarillas y el respeto del distanciamiento social en las colas, algo que ha sido prácticamente un imposible durante toda la pandemia dado el desabastecimiento y la escasez de productos de primera necesidad, que han motivado la formación de largas colas.

Wilmer Núñez, director de Coppelia, había adelantado que, tal y como se ve en las fotos mostradas por Tribuna, la nueva normalidad en el centro estará regida por las medidas sanitarias. En tal sentido, las mesas se colocan a 1,50 metros de separación una de otra y no pueden haber más de dos clientes por mesa.

Asimismo, el uso de mascarillas faciales protectoras es reglamentario para todos los trabajadores de servicio y se insta a respetar la separación de un metro entre clientes cuando estén formados en las habituales colas.

“Ya está de nuevo activa la demandada heladería de 23 y L y allí, en medio de la etapa vacacional, muchos asistirán a encontrarse con las variedades que puede ofrecer este emblemático lugar. Sin embargo, todos debemos recordar que aún estamos en la primera fase de la etapa recuperativa post-COVID y por ello se mantendrán medidas para el acceso al lugar”, subrayó Tribuna en su reporte.

Si todos cooperamos, agregó el medio oficialista, “podremos disfrutar de nuestros helados favoritos, con el distanciamiento físico, el uso de la protección y el lavado de nuestras manos y saldremos complacidos y seguros de uno de los lugares más visitados de nuestra ciudad capital”.

Al iniciar sus servicios en 1966 la heladería ofrecía 56 sabores de helado y 25 combinaciones. Sin embargo, con el paso de los años y la agudización progresiva de la escasez y la crisis en Cuba, la oferta se hizo muy limitada y son emblemáticas las colas que deben hacerse antes de poder consumir.

Nombrada Coppelia por el homónimo ballet, a iniciativa de Celia Sánchez, secretaria de la Presidencia en los años iniciales de la revolución cubana por su participación en la lucha armada que sacó a Fulgencio Batista del poder, la heladería tuvo una reparación capital en 2019, por el medio milenio de vida de La Habana. 

Tras ésta, empezó a ofrecer un menú de hasta 15 sabores que muchos se cuestionan si podrá mantenerse tras los embates de la contingencia sanitaria o se volverá a la estrecha oferta de uno o dos.