Coppelia alista su reapertura al público
La llamada Catedral del helado alista su reapertura al público tras cerca de 100 días de cierre por la contingencia sanitaria
Heladería Coppelia
 

Reproduce este artículo

La mejoría de la situación epidemiológica en Cuba augura el inicio de la primera fase de la recuperación pos COVID-19 en La Habana y con ella la reapertura de centros comerciales y de servicios. Entre estos últimos destaca la heladería Coppelia, que ya lleva poco cerca de 100 días cerrada por la contingencia sanitaria.

La llamada Catedral del helado en Cuba, si bien sombra poco definida de lo que fue en sus años iniciales, está siendo objeto por estos días de labores de reparación y mantenimiento para retocar lo hecho por los 500 años de la capital.

De ello dio cuenta un reciente reporte del Sistema Informativo de la Televisión Cubana, en el que el director de la instalación, un puesto por el que han pasado numerosos “funcionarios” en los últimos años, afirmó que se han realizado labores de pintura, jardinería, plomerías menores, reparación de techos y embellecimiento de las áreas.

Según Wilmer Núñez, detentor actual del referido cargo, la nueva normalidad en el centro estará regida por las medidas sanitarias. En tal sentido, dijo, las mesas estarán a 1,50 metros de separación una de otra y no podrá haber más de dos clientes por mesa.

Asimismo, el uso de mascarillas faciales protectoras será reglamentario para todos los trabajadores de servicio, se dispondrá de la solución clorada para que los clientes limpien sus manos al entrar al recinto y se velará por que se respete la separación de un metro entre clientes cuando estén formados en las habituales colas. 

La nueva normalidad impone también pensar en incrementar la venta de helado para llevar, lo que conlleva, aseguró el reportero, a habilitar áreas de venta usualmente no usadas para esos menesteres.

Dentro de las labores de mantenimiento en la heladería fue rehabilitada la principal cámara fría, hecho que debe favorecer una mejor calidad del producto.

Inaugurada el 4 de junio de 1966 y obra del arquitecto Mario Girona, la heladería Coppelia está enclavada en la céntrica avenida 23, en el Vedado. En los terrenos que ocupa se levantaba desde 1886 el hospital Reina Mercedes, el cual se mantuvo activo hasta el año 1954, cuando fue demolido para construir otro hospital.

Al iniciar sus servicios en 1966 la heladería ofrecía 56 sabores de helado y 25 combinaciones. Sin embargo, con el paso de los años y la agudización progresiva de la escasez y la crisis en Cuba, la oferta se hizo muy limitada y son emblemáticas las colas que deben hacerse antes de poder consumir.

Nombrada Coppelia por el homónimo ballet, a iniciativa de Celia Sánchez, secretaria de la Presidencia en los años iniciales de la revolución cubana por su participación en la lucha armada que sacó a Fulgencio Batista del poder, la heladería tuvo una reparación capital en 2019, por el medio milenio de vida de La Habana. 

Tras ésta, empezó a ofrecer un menú de hasta 15 sabores que muchos se cuestionan si podrá mantenerse tras los embates de la contingencia sanitaria o se volverá a la estrecha oferta de uno o dos.